Insisten en investigar operaciones de Herbalife

Varias organizaciones hispanas han solicitado al Gobierno que investigue las presuntas operaciones comerciales tipo pirámide de la compañía Herbalife Ltd.

Guía de Regalos

Insisten en investigar operaciones de Herbalife
Maria Luisa Fregoso prepara un licuado en su club de nutrición de Herbalife, empresa que ha recibido críticas.
Foto: William Camargo / Especial para La Opinión

María Luisa Fregoso se levanta todos los días muy temprano para recibir en su casa a un grupo de mujeres a quienes invita a probar un licuado cargado de suplementos nutricionales.

“Con ese licuado ya no necesitan desayunar”, dice Fregoso, una madre soltera con cuatro hijos residente de Inglewood.

Con el club de nutrición que ha montado en su hogar, motiva a las mujeres mayormente de la tercera edad, a bajar de peso, y alimentarse bien, comprando los productos Herbalife que ha vendido por 10 años.

“En un mes bueno, ganó unos 1,900 dólares, y en uno malo 100 dólares”.

“Estas ganancias son sólo un complemento a mis ingresos. Yo tengo otros empleos”, dice Fregoso, una supervisora de Herbalife, como se les llama a quienes han logrado cierto nivel de ventas.

En los últimos meses varias organizaciones hispanas han solicitado a la Comisión Federal de Comercio (FTC) investigar las presuntas operaciones comerciales tipo pirámide de la compañía Herbalife Ltd.

“Cada año 400 mil latinos son defraudados en el país por Herbalife al venderles la promesa de dinero fácil, contándoles historias de éxito y haciéndoles creer que sin mucho esfuerzo, tendrán acceso a una vida de lujos “, dijo Brent Wilkes, director de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), una de las organizaciones que han solicitado a la FTC una investigación.

La Federación Hispana, el Instituto de Liderazgo Latino MANA, la Coalición Nacional Puertorriqueña y el Concilio del Trabajo para el Avance de los Latinoamericanos son otros grupos que piden una indagatoria.

De acuerdo a Wilkes, el 99% de los que entran a Herbalife pierden dinero. “Sólo la mitad del 1% gana 25 mil dólares al año”, apunta.

Herbalife se fundó en 1980 en Los Ángeles, y se dedica a la producción de suplementos nutricionales y vitaminas que comercializan a través del sistema de mercadeo multinivel o de redes. En septiembre, la empresa nombró al ex alcalde Antonio Villaraigosa como asesor.

“Funciona como una cadena, entre más vendes y más reclutas personas, obtienes un mayor porcentaje de ganancia”, detalla Fregoso.

Marco Gonzáles, portavoz de Herbalife, dice que en Estados Unidos, 60% del negocio es latino. Esto quiere decir que tienen 300 mil distribuidores latinos aunque no todos son vendedores, sino que se inscriben para obtener los descuentos de sus productos.

“Nosotros estamos ayudando a la comunidad latina a ser más saludable. Al mismo tiempo somos parte de la recuperación económica, ayudando a miles de latinos a generar ingresos adicionales a tiempo parcial o completo”, justifica el portavoz de Herbalife.

Wilkes, de LULAC, dice que ellos tienen información de que el 83% de los distribuidores son latinos.

Herbalife sostiene que detrás de las críticas en su contra está Bill Ackman, un gestor de fondos que en 2012 los acusó de utilizar un esquema piramidal, ya que la mayoría de los distribuidores pierden dinero y la posibilidad de ganarlo es de uno por cada cinco mil.

González niega esto: “Herbalife no paga a sus distribuidores por traer a nuevas personas al negocio. Un esquema piramidal no invierte en recursos humanos o infraestructura. Tenemos más de seis mil empleados a nivel mundial, y este año Herbalife compró una fábrica en Carolina del Norte por más de 100 millones de dólares”.

Pero Fregoso, la vendedora de Herbalife, se abre de capa con La Opinión:

“La verdad, el negocio no está en la venta de los productos sino en reclutar a otras personas para que vendan. Uno gana entre 400 y 500 dólares por cada persona que recluta. Y cuando comienzas, le tienes que invertir 3,900 dólares si quieres hacerte supervisora”, explica.

Y se sincera aún más: “En la actualidad ya no es un buen negocio porque hay demasiada gente vendiendo en Los Ángeles. Por donde quiera hay clubes de nutrición de Herbalife. Nos cuesta más trabajo. Y sí puede uno ganar, pero le tienes que meter 16 horas diarias de trabajo”.

Pero Fregoso también defiende a la empresa. “La compañía es buena. Nos da seguridad, nos capacitan mucho. A mi los productos me han funcionado. Y sólo son algunas personas, no la compañía, las que te venden los sueños de riqueza por sacar sus cheques”, expone.

Pero cada quien habla como le va en la feria. En el norte del estado, Catalino Tapia, de oficio jardinero, dice que él se animó a vender los productos Herbalife porque “te platican que vas a hacerte millonario y vas andar en carros último modelo. La realidad es que yo no saqué ni los cuatro mil dólares que invertí, pero creo que a los que comenzaron, los que agarraron el terreno virgen si les fue bien”.

Liliana Jauregui vive en San Fernando y tiene un año vendiendo Herbalife. “Es un buen negocio. Me gusta mucho. Si uno come bien y cambia su estilo de vida, los productos funcionan. Y cuestan caros pero la salud no tiene precio”, asegura.

Aunque dice que de sus ganancias ha sacado para pagar la renta y los servicios de su casa, los números no le dan, porque calcula que en 10 meses se ganó 10 mil dólares pero invirtió casi la misma cantidad.

“Bueno”, precisa “en cualquier negocio, el primer año es duro y no siempre se gana”.

Sin querer, Jauregui coincide con Fregoso en que el apego que tiene Herbalife entre los latinos tiene que ver con el hecho de que no se necesita ser residente legal para vender los productos. Tengas o no papeles aquí puedes hacer negocio, comentaron en entrevistas por separado.

Wilkes de LULAC añade que Herbalife se enfoca en los latinos porque es una comunidad orientada en la familia con redes de amigos, lo que que cae como anillo al dedo para el tipo de negocio piramidal de la compañía. “Además, importaron a Estados Unidos los clubes de nutrición de México donde nacieron y tuvieron mucho éxito”, apunta.

En su portal de Internet, la FTC dice que no todos los planes de mercado multinivel son legítimos. “Si el dinero que haces está basado en las ventas del público, es un plan de mercadeo multinivel legítimo. Si el dinero que haces es basado en el número de personas que reclutas y en tus ventas a ellos, no lo es. Es un esquema pirámide. Los esquemas pirámides son ilegales, y la vasta mayoría de los participantes pierden dinero”, dicen.

La FTC no quiso comentar sobre la investigación de Herbalife.

Wilkes dice que Herbalife podría parar todas las críticas y acusaciones mostrando sus estados financieros de lo que ganan sus distribuidores por año. “Lo que nosotros queremos evitar son las prácticas depredadoras de cualquier compañía en contra de la comunidad latina”, señaló.

El New York Post obtuvo este año, luego de una solicitud en base a la Ley de Libertad de Información a la FTC, una lista de 192 quejas contra Herbalife presentadas desde 2006.