Obras de arte del Vaticano llegan a California

Bowers Museum muestra una colección única de obras de arte religiosas
Obras de arte del Vaticano llegan a California
Fragmento antropomórfico mexicano que se exhibe.

Hace unos 400 años, unos obsequios latinoamericanos comenzaron una singular colección papal de arte que hoy cuenta con su propio museo en el Vaticano y consta de unas 80 mil piezas de todo el orbe.

Las máscaras y objetos tallados en madera de los indígenas taironas de Colombia se exponen actualmente en el Museo Bowers como parte de la muestra Dioses & Regalos: Colección Etnológica del Vaticano.

“Esas cinco piezas empezaron nuestro Museo de Arte Etnológico”, dijo el padre Nicolla Mapelli, en visita desde el Vaticano para hablar con periodistas acerca de la histórica exhibición en la ciudad de Santa Ana, en el Condado de Orange. Los objetos incluyen la figura de una deidad y fueron regalados al Papa Inocencio XII en 1692, explicó el clérigo.

La exposición del Bowers consiste de unas 70 piezas provenientes de América, África, Asia, Australia y Oceanía y que por primera vez se exhiben fuera de la capital mundial del catolicismo, según el padre Mapelli.

Además de su origen geográfico, todas ellas varían en temática y material: hay instrumentos musicales, objetos personales de dignatarios y hasta una herramienta de piedra de dos millones de antigüedad.

Pero también tienen cosas en común. “Todos los artículos son obsequios que se le han presentado a los papas”, dice Mapelli. “La mayoría representan la espiritualidad en muchas culturas. Yo pienso que esto es el poder y la belleza de esta exhibición”.

Junto a los objetos colombianos, destacan otros de culturas y grupos indígenas de las Américas: los mayas de México, los shipibo de Perú y los yagán de Tierra del Fuego, así como de Brasil, Canadá y EEUU.

Algunos de los regalos provienen de líderes religiosos, como el Dalai Lama, que en 1973 obsequio un “tanka” al papa Pablo XI. La compleja y detallada obra representa al Buda y esta hecha con pedazos de seda de diversos y llamativos colores y adornada con pedrería. “Son un ejemplo de que se denomina como ‘diplomacia religiosa’”, dijo Christina Hellmich, una curadora del museo.

De China destacan un pergamino con un mapa de la Gran Muralla. También un abanico de la emperatriz Cixi. “Este regalo fue de un artículo personal”, dijo Meher McArthur, un curadora independiente que asesoró al museo en esta muestra. Otro pergamino proviene del Japón, tiene inscripciones religiosas y data de hace unos 800 años.

Entre las piezas más coloridas sobresale un mosaico persa del siglo 18 que muestra a un jinete con un halcón al brazo, montado en un caballo blanco y sobre un fondo azul rey, en un posible escena de cacería, de acuerdo con McArthur.

Para el padre Mapelli, la Colección Etnológica del Vaticano conecta a los pueblos del mundo y muestran obras de artes a la par de Miguel Ángel y otros maestros del Renacimiento y otras épocas europeas en el país del papado. “Estos objetos son embajadores culturales, porque cuentan la historia de sus respectivas comunidades de muchas partes del planeta”, dijo el clérigo.