Oporto-Atlético, pulso por el liderato de grupo con aroma a revancha

El Atlético de Madrid visitará mañana al Oporto, en la segunda jornada de la Liga de Campeones, sin el brasileño Diego Costa, con el liderato del grupo G en juego y con aroma a revancha para el equipo rojiblanco, eliminado en sus dos últimas participaciones en el torneo por el conjunto portugués. El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, mantiene la duda del uruguayo Diego Godín, con un leve esguince de rodilla, para el partido de mañana de la Liga de Campeones ante el Oporto, para el que aún no tiene claro el centro del campo titular, según admitió él mismo. El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, avisó hoy del potencial del Oporto, su rival mañana en el grupo G de la Liga de Campeones, por lo que pidió "atenciones, y muchas", para el duelo en el estadio do Dragao, donde el conjunto portugués "se hace muy fuerte".

Guía de Regalos

Oporto-Atlético, pulso por el liderato de grupo con aroma a revancha
El centrocampista portugués del Atlético de Madrid Tiago Mendes (c) bromea con sus compañeros durante un entrenamiento del Atlético de Madrid en el estadio Dragao de Oporto, Portugal. EFE

Madrid/Lisboa, 30 sep (EFE).- El Atlético de Madrid visitará mañana al Oporto, en la segunda jornada de la Liga de Campeones, sin el brasileño Diego Costa, con el liderato del grupo G en juego y con aroma a revancha para el equipo rojiblanco, eliminado en sus dos últimas participaciones en el torneo por el conjunto portugués. Redacción deportes, 30 sep (EFE).- El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, mantiene la duda del uruguayo Diego Godín, con un leve esguince de rodilla, para el partido de mañana de la Liga de Campeones ante el Oporto, para el que aún no tiene claro el centro del campo titular, según admitió él mismo. Redacción deportes, 30 sep (EFE).- El argentino Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, avisó hoy del potencial del Oporto, su rival mañana en el grupo G de la Liga de Campeones, por lo que pidió “atenciones, y muchas”, para el duelo en el estadio do Dragao, donde el conjunto portugués “se hace muy fuerte”.

Los octavos de final de la temporada 2008-09, cuando un empate sin goles en Do Dragao, escenario del choque de este martes, le apartó de la competición, y la fase de grupos de la siguiente campaña, en la que el equipo luso y el Chelsea quedaron por delante suya, son dos recuerdos recientes del Atlético en la ‘Champions’. “Godín va a moverse hoy un poco (en el entrenamiento vespertino en el estadio Do Dragao). Por la mañana se movió bastante bien, pero alguna duda tenemos, así que esperemos a ver cómo evoluciona en las 24 horas que tenemos para el partido y veremos si juega o no”, explicó antes de la sesión de esta tarde en el escenario del duelo. “Sin duda, la victoria del Oporto en Austria y la nuestra contra el Zenit nos posiciona de la mejor manera para encontrarnos mañana. No creo igualmente que mañana se resuelva la zona; sí, sin duda, se acomodará mejor el que gane. Pero esto es largo, todavía tienen que venir al Calderón, hay salidas importantes….”, consideró.

El Oporto fue el vencedor en uno y otro caso, en el primero por los goles fuera de casa (2-2) y en el segundo con dos triunfos incontestables tanto en Portugal (2-0) como en Madrid (0-3), con lo que el duelo de mañana se presenta con cuentas pendientes, además de que los dos equipos están al frente del cuarteto. El técnico, además, duda en la configuración del centro del campo. El técnico lo desveló en un momento de la rueda de prensa en el estadio del Oporto, cuando fue preguntado por quién iba a suplir al brasileño Diego Costa: Raúl García o Leo Baptistao. “Todavía tengo un par más (de opciones). El medio no lo tengo claro”, dijo. “Como siempre, no alejarnos de lo que nos interesa y, sobre todo, estar preparados para lo que viene: un equipo rápido por banda, con buen juego en mitad de cancha, con poder ofensivo a pelota parada, un equipo seguramente con ilusión como la ha tenido siempre en esta competición, así que atenciones… y muchas”, repasó en una rueda de prensa en el estadio Do Dragao antes del entrenamiento.

Ahí está por mejor diferencia de goles el Atlético, ganador frente al Zenit en la primera jornada (3-1), y ahí aspira el Oporto, que se impuso por la mínima al Austria Viena (0-1), antes de un choque de alta exigencia, en el que el argentino Diego Simeone deberá suplir a uno de sus hombres más en forma: Diego Costa, una de las tres bajas del equipo junto a Mario Suárez y Adrián López. “Vamos a ver cómo se recuperan hoy. La idea del equipo está enganchada y plasmada, está hablado cómo juega el rival y después serán nombres los que puedan salir o entrar, pero no lo tengo claro en el medio. Habrá que esperar”, prosiguió Simeone, que ha desplazado a 20 jugadores a Oporto, con las bajas de Mario Suárez, Adrián López y Diego Costa, los dos primeros por lesión y el tercero por sanción debido a su expulsión del pasado año en la Liga Europa. Para él, el Oporto es “un gran equipo, que juega en casa y que se hace muy fuerte” y recordó las imponentes estadísticas de su oponente en su estadio: “En la Liga han ganado muchísimos partidos, no han perdido en los últimos 70 encuentros de local y en la Liga de Campeones siempre son muy competitivos, la juegan todos los años y eso genera que tengan mucha confianza en este tipo de partidos”.

El delantero brasileño, máximo goleador del equipo rojiblanco en esta campaña, con ocho tantos, cinco de ellos en los últimos cuatro encuentros, completará mañana sus cuatro partidos de suspensión por la expulsión de la pasada temporada ante el Viktoria Plzen. “Para el encuentro de mañana, nosotros estamos trabajando bien. Venimos con un día menos de preparación para este partido, obviamente no es una excusa, es una realidad, y deberemos prepararnos de la mejor manera para sacar el mejor resultado”, dijo.

Su puesto en el once será para Raúl García, una de las novedades de la alineación, en la que el técnico está pendiente del uruguayo Diego Godín, con un leve esguince de rodilla, aunque ha viajado a Portugal con el equipo. Si no está para jugar, su compatriota José María Giménez o el belga Toby Alderweireld son las opciones. Simeone, que descartó que el triunfo en el derbi y la posibilidad de que aumente la exigencia sobre el equipo con esa victoria pueda mermar el rendimiento del conjunto rojiblanco, destacó el trabajo de David Villa en este inicio de curso y su relevancia para el grupo.

En el centro de la defensa es fijo el brasileño Joao Miranda, al igual que el belga Thibaut Courtois en la portería. El guardameta, con un golpe en el dedo índice de su mano izquierda desde el derbi del sábado, estará listo para el encuentro y ocupará la meta del Atlético, protegido en las bandas por Juanfran Torres y Filipe Luis. “Sin duda es un jugador con una jerarquía enorme; seguramente, de los chicos que tenemos, el más acostumbrado (a jugar la Liga de Campeones) y el que ha ganado títulos más importantes. Eso lo pone en un lugar determinante dentro del equipo y del juego, porque lo realiza y lo pone en evidencia en los partidos con su tranquilidad y su capacidad para ver mejor por dónde atacar y cómo jugar”, afirmó.

El medio centro será para Gabi Fernández y el portugués Tiago Mendes, ante la ausencia de Mario Suárez por lesión; el turco Arda Turan, Koke Resurrección y Raúl García formarán la línea de tres por delante y David Villa será la referencia arriba este martes. “A mí lo que me sorprende de él es el esfuerzo que tiene para el equipo. Eso lo hace, si cabe, más importante para nosotros. El trabajo que hace para el equipo lo pone en un lugar que a mí me seduce y al equipo le interesa. Ojalá pueda seguir así y nos siga dando esa cuota de vivacidad sobre todo con el balón”, continuó.

Ese es el probable once del Atlético para la visita a Dragao, la siguiente prueba para un equipo invencible en este curso, con un pleno histórico incluido en el inicio de la Liga española, que enlaza trece partidos oficiales invicto y que encadena quince encuentros consecutivos sin derrota lejos del Vicente Calderón, el más reciente una victoria por 0-1 en el derbi ante el Real Madrid. “En lo que se refiere al gol, llegará en el momento más importante, porque es un jugador llamado a hacer goles importantes”, agregó Simeone, que, preguntado por la comparación que hizo Paulo Fonseca, técnico del Oporto, del Atlético con un conjunto italiano, respondió: “Jugamos para ganar, no jugamos con ninguna identidad de país. Entendemos el fútbol para ganarlo”.

Ahora le espera el vigente campeón portugués, el Oporto, que en su campo se muestra intratable en Liga de Campeones. El conjunto luso, invicto en su Liga -que ya lidera con cinco victorias y apenas un empate-, ha convertido Dragao en un fortín, donde no ha cedido ni una sola derrota en las últimas dos ediciones de esta competición.

En el campeonato nacional, el Oporto acumula 75 partidos invicto en su casa, desde un lejano 25 de octubre del año 2008, cuando cayó por 2-3 contra el Leixoes, una prueba más de cómo gobierna con ‘mano de hierro’ el fútbol portugués.

La actualidad del Oporto pasa por la recuperación del central brasileño Maicon, que vuelve a los convocados después de una lesión, y por el regreso del centrocampista belga Steven Defour, que fue baja en el duelo contra el Austria de Viena de la primera jornada de esta fase de grupos, en el que se impuso por 0-1.

El medio mexicano Héctor Herrera también integró la lista de convocados, mientras que su compatriota Diego Reyes volvió a quedarse fuera.

En el Oporto, la dupla de centrales Otamendi-Mangala, una garantía de seguridad, encabeza la firme defensa del equipo, mientras que la principal amenaza para la zaga del Atlético será el delantero colombiano Jackson Martínez, la estrella del equipo y que lleva ya seis goles en ocho encuentros en este inicio de temporada.

Alineaciones probables:

Oporto: Hélton; Danilo, Otamendi, Mangala, Álex Sandro; Defour, Lucho González, Fernando; Varela, Jackson Martínez y Licá.

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín o Alderweireld, Filipe; Gabi, Tiago; Arda Turan, Raúl García, Koke; y Villa.

Árbitro: Howard Webb (Inglaterra).

Estadio: Dragao (50.000 espectadores).