Pitcheo hace favoritos a los Dodgers

En la serie entre los Bravos de Atlanta y los angelinos, la diferencia podría marcarla una victoria de Zack Greinke, y una respuesta positiva del bulpen azul

Guía de Regalos

Pitcheo hace favoritos a los Dodgers
Nolan Arenado (der.), de Colorado, le pega a la pelota lanzada por Zack Greinke, de Los Ángeles.
Foto: Archivo

En un torneo largo gana el mejor, pero en una serie corta gana cualquiera. Es una frase repetida entre los contertulios del béisbol.Y es verdad.

Por eso para muchos se complica la predicción de la serie divisional entre Dodgers y Bravos.

En la temporada, los de Atlanta superaron 5-2 a la tropa azul. Algo que dice poco y nada porque aquellos Dodgers de la primera mitad no se parecen en nada a los que dominaron después del break del Juego de Estrellas.

Lo cierto es que no es el típico choque del pitcheo imbateable de uno contra el bateo mortífero de otro. Lo que sí está más claro es que los Bravos son un bloque que juega un béisbol más grupal, típico de la Liga Nacional, mientras los Dodgers, aun en construcción, son más una suma de talentos comprados por los millones, que parecen listos para ganarlo todo.

En el uno contra uno, los números son casi todos favorables a Atlanta, pero el “momentum” es de los Dodgers y eso hace apasionante esta serie.

PITCHEO

Los números son de Bravos que tiene 3.17 de efectividad y su bulpen lo baja a 2.62 después de la séptima entrada.

Los de Don Mathingli tienen 3.26 de ERA y lo baja a 3.11 de la séptima con su grupo de relevo. Una diferencia apreciable explicada por la superioridad de Craig Kimbrel, el taponero de Atlanta, rescatista de 50 juegos frente a Jensen de Dodgers con apenas 28 salvados y cuatro fiascos. También aporta en esta comparación Ronald Belisario con un (5-7) y 3.97, muy malo para un relevista.

Bravos dio 408 bases por bolas y poncharon a 1232 carabineros, 440 de ellos después de la séptima entrada.

Los lanzadores de Dodgers regalaron 455 boletos y pasaron por cloroformo a 1292 bateadores, 445 después de la séptima.

MI “BIG THREE”. No es un trío grande el bloque de pitchers abridores de los Bravos.

Kris Medlen (15-12 y 3.11), Julio Teherán (14-8 y 3.20), Mike Minor (13-9 y 3.21) y Paul Mahlom (10-11 y 4.41). De ellos solo Minor ha lanzado más de 200 entradas (204). Ninguno es una estrella e incluso Teherán es un novato de 21 años que aún no se sabe cómo responda bajo presión.

Los números son parecidos, pero los nombres no se comparan entre la rotación de Dodgers y la de Bravos.

Clayton Kershaw (16-9 y 1.83), Zack Greinke (15-4 y 2.63), son dos superestrellas ganadores de Cy Young y el zurdo Hyun-Jin Ryu (14-8 y 3.00) ha probado serlo en su primer año y Ricky Nolasco (8-3 y 3.52) tiene rodaje.

Kershaw, Greinke y Ryu combinan efectividad que no tiene ninguno de Atlanta, lo que termina por explicar entonces cómo la ventaja de Dodgers en rotación la nivela Bravos con superior relevo.

BATE EN MANO

El efecto contrario. Batea más Dodgers pero tiene mejores números individuales Atlanta.

Dodgers batean para 264 (.238 después de la séptima entrada) y Bravos .249 (.242 después de la séptima). En el trámite regular Dodgers batea más, pero en la hora crucial, es mejor Atlanta ( .242 contra .238).

Lo asombroso es que a pesar de los grandes nombres de la tropa de la Chávez Ravine, los Bravos son los mejores de toda la Liga bateando jonrones con 181 bombazos de largo metraje.

Dodgers tiene solo 138 jonrones. En su favor: el parque de Atlanta es favorable para bateadores donde la bola vuela sabroso, en la colina azul, el parque es más grande y es más complicado.

Bravos batea 59 jonrones después de la séptima entrada (primeros en la Liga) y Dodgers 50 en el tirón final (cuartos en la Liga).

Atlanta tiene un total de 448 extrabases. Jonrones: 181, dobles: 247 y triples: 20

Dodgers tiene 436 extrabases. Jonrones : 138,

dobles: 281 y triples: 17 (peor de la LN).

Los azules son mejores robando bases: 78 contra 64.

ESOS BATES PESADOS

Freddie Freeman (.319 – 23 y 109), Chris Johnson (.321 – 12 y 68), J. Upton (.263 – 27 y 70) y Brian McCan (.256 – 20 y 57) son los bates pesados de Freddi González que se comparan con ventaja frente a Adrián González (.293 -22 – 100), Yasiel Puig (.319 – 19 y 42), Hanley Ramírez (.345 – 20 y 57) y Andre Ethier (.272 – 12 y 52).

Está visto que nadie en Dodgers tiene 27 jonrones como Upton, ni 109 remolques como Freeman, pero no hay en Atlanta dos hombres con el momento mágico de Hanley Ramírez y Yasiel Puig. Dos de los peloteros más calientes de todo el beisbol.

Atlanta responde con cuatro hombres con más de 20 jonrones: Upton (27), Freeman (23), Ugla (22) y McCan (20).

En la receptoría Bravos tiene una ventaja apreciable. Brian McCan (.256 – 20 y 57) y su sustituto James Gattis (.243, 21 y 65 remolques) son de lo mejor de todo el beisbol, frente a AJ Ellis (.238, 10 y 52) y Tim Federowics (.231, 4 y 16).

Parejos en la ofensiva, Atlanta tiene la ventaja de que podrían ser tres juegos en casa donde tienen (56-21) y conocen su parque, pero Dodgers tiene una superioridad rotunda en el uno contra uno de sus lanzadores.

Clayton Kershaw, es el mejor lanzador del Viejo Circuito y eventualmente los bateadores de Atlanta le van a ver la cara en el primero y en el cuarto juego. La clave podría ser una victoria de Greinke y si el bulpen de la tropa azul responde con lo que tiene y su defensa no se equivoca gravemente deben ganar la serie.