Un cierre muy agridulce

Los Dodgers pierden el último juego y también a Matt Kemp

Guía de Regalos

Un cierre muy agridulce
Matt Kemp aparece en muletas al concluir el juego de ayer.
Foto: AP

Los 52,306 aficionados que se congregaron ayer en el Dodger Stadium se olvidaron que sus Dodgers habían perdido dos seguidos ante los Rockies de Colorado, ayer 2-1, y esperaron el último out para rendirle un tributo por su excepcional repunte en la temporada 2013 que ya es parte de la historia.

A la fiel fanaticada angelina no les importó que los Dodgers cerraran la campaña con apenas una carrera en los últimos dos partidos y con 24 ponches en contra. Son los campeones de la División Oeste.

Minutos después de que Skip Schumacher entregara el out 27 con un ponche, la banda musical de la Universidad del Sur de California (USC) hizo su entrada por el bosque central y ahí comenzó la fiesta de clausura.

Los festejos y halagos estaban en el terreno, pero en los camerinos Matt Kemp lucía abatido.

El jardinero y toletero derecho de los Dodgers fue descartado para la postemporada debido a que su lesión en el tobillo izquierdo no ha cedido.

“No necesita cirugía, pero no podrá jugar. La inflamación sigue ahí y lo mejor es que se tome un tiempo de descanso. Vamos a colocarle una protección especial para que el mal no se extienda a la parte interior del hueso”, informó después del partido, el doctor Neal ElAttrache, del cuerpo de médicos de la organización azul.

A la baja definitiva de Kemp se une la ausencia de Andre Ethier, que se rehabilita de un desgarre también en el tobillo izquierdo.

El bombardero zurdo podría unirse al equipo, pero el piloto Don Mattingly ha asegurado que “si no está al 100% y no puede correr no lo voy a utilizar”.

Antes de que se decretara el playball del último juego de la temporada, los abridores para los primeros tres juegos de la Serie de División ya estaban designados: Clayton Kershaw, Zack Greinke y Hyun-Jin Ryu, aunque el zurdo surcoreano fue notificado hasta ayer.

“Siempre me he sentido cómodo con Ryu. En la mayoría de sus aperturas ha enseñado su clase y calidad. Se dobla, pero no se rompe”, subrayó Mattingly.

Ayer el zurdito surcoreano confirmó la valoración de su mánager.

Abrió el juego dando boleto al primer bateador Charlie Blackmon y luego se le llenaron las bases al permitir tres hits seguidos, pero solo toleró una carrera producida por sencillo de Troy Tulowitzki.

Ryu ponchó a los dos siguientes bateadores, uno de ellos Michael Cuddyer, líder de bateo de la Liga Nacional con .331.

En el cuarto inning volvió a flaquear, recibió tres hits, uno de ellos de Blackmon, productor de la segunda carrera que estableció la diferencia.

“No fue mi mejor trabajo, pero me siento bien, listo y feliz para ayudar al equipo en la postemporada”, manifestó Kyu a través de su inseparable intérprete.

Mientras transcurría el partido, los Cardenales de San Luis vencieron 4-0 a los Cachorros de Chicago terminando así con el mejor récord de la Liga Nacional (97-65) lo que les permite abrir con el ganador del wild card entre los Piratas de Pittsburgh.

Así las cosas, los Dodgers practicarán mañana y viajarán el miércoles a Atlanta para medirse a los Bravos en los primeros dos partidos de la Serie de División compuesta de cinco a ganar tres.

Los angelinos regresan el domingo al Dodger Stadium para celebrar un seguro tercer juego.