Merengues a tomar aire

Real Madrid sale obligado a ganar a Copenhague en la Liga de Campeones

MADRID (EFE).— El Real Madrid encuentra en la Liga de Campeones un refugio donde ampararse en el mal momento liguero que protagoniza tras una derrota ante el Atlético de Madrid que hace dudar de su identidad, y encuentra en la competición europea y el modesto Copenhague, una vía de escape para ganar confianza.

La Champions llega hoy de nuevo al Santiago Bernabéu para devolver la alegría y la esperanza a una afición cabizbaja por el inicio de temporada de un Real Madrid al que le falta una identidad por definir. Carlo Ancelotti no da con la tecla y el partido ante el Copenhague es un buen momento para recuperar autoestima y que los jugadores comiencen a tener confianza en el proyecto.

De momento muestran no saber bien a que jugar.

La situación del conjunto madridista pide líderes. Es el momento en el que los pesos pesados deben asumir el protagonismo. Cristiano Ronaldo nunca se esconde y cumplirá su partido cien en competición europea. Y lo debía haber sido para el galés Gareth Bale, que buscaba protagonismo en su primer partido como titular en el Santiago Bernabéu y de nuevo tendrá que esperar tras recaer de su lesión muscular.

El capitán Iker Casillas vuelve a la portería. No juega un partido oficial en su estadio Casillas, desde el pasado 15 de enero. Lo hará con un debate en la grada que se ha ido apagando. Sintiendo el cariño de la mayoría de la afición pero también la crítica de un grupo reducido que le señala como uno de los culpables de la salida de José Mourinho.

Su rival, el Copenhague, presenta un pobre balance ante equipos españoles. Nunca ganó a uno en ocho partidos.

Y llega a Madrid tras volver a los puestos de descenso en la liga local, por perder también un derbi, en su caso contra el Brøndby. Aunque visita al Bernabéu sin presión y con el objetivo más o menos declarado de evitar una goleada por parte del cuadro Merengue.