Obama no negociará “con la pistola en la cabeza”

El Presidente acusa a los republicanos de usar medidas "temerarias" para mantener el cierre de Gobierno
Obama no negociará “con la pistola en la cabeza”
El presidente Barack Obama dijo este jueves que está cansado de lidiar con los republicanos.
Foto: AP

Washington – El presidente de EEUU, Barack Obama, insistió este martes en que el Congreso tiene que aprobar una ley presupuestaria “sin condiciones partidistas” para acabar con la parálisis parcial de la Administración que entró en vigor el pasado 1 de octubre.

Obama subrayó que el cierre es una medida “temeraria” de los republicanos y repitió que su fin solo depende de que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehnher, someta a voto el proyecto de ley para aprobar un presupuesto temporal sin disposiciones adicionales.

“Ustedes escogieron a sus representantes para que les hagan la vida más sencilla, no más dura”, argumentó el Presidente ante los trabajadores de una pequeña empresa de construcción en la localidad de Rockville, en Maryland, al norte de Washington.

El mandatario advirtió de que los republicanos “insisten en que el Obamacare está destruyendo la economía“, mientras que son ellos los que están destruyéndola por “su obsesión por acabar con la ley sanitaria”.

“Desde que los republicanos son mayoría en la Cámara, hay una crisis así cada 3 meses. Sé que están cansados de esto. Yo también”, confesó Obama.

El Presidente también recordó la necesidad de que el Congreso aumente el techo de la deuda del país antes de que se alcance su tope el próximo 17 de octubre, ya que de lo contrario Estados Unidos entraría en suspensión de pagos.

“Estados Unidos es el centro de la economía mundial y si lo echamos todo a perder, el mundo entero sufrirá consecuencias”, dijo el Presidente después de que el Departamento del Tesoro emitiera un informe advirtiendo de que algo así podría tener consecuencias “catastróficas” para el país.

Obama aseguró estar dispuesto a negociar con los republicanos “pero no con una pistola en la cabeza”.

“No creo que un partido tenga el monopolio de la sabiduría, pero no creo que deban poner un arma en la cabeza (de la gente) por no estar de acuerdo con algo”, sentenció.