Policía peruana desmantela red de tráfico sexual

La red criminal utilizó sexualmente a 300 mujeres durante tres años, quienes fueron llevadas con engaños a prostíbulos de la zona amazónica Madre de Dios.
Sigue a La Opinión en Facebook
Policía peruana desmantela red de tráfico sexual
Agentes de inteligencia juntaron pruebas judiciales poco más de seis meses para lograr este jueves la captura del grupo delictivo.
Foto: EFE

Lima, Perú — La policía detuvo a una red criminal que esclavizó sexualmente unas 300 mujeres durante tres años y a quienes llevó con engaños para trabajar en prostíbulos que existen en una inmensa y remota zona amazónica llamada Madre de Dios, Perú donde miles de mineros informales extraen oro.

“La ruta criminal empezaba en Huánuco (centro) donde colocaban avisos de trabajo como meseras en supuestos bares en Madre de Dios, una vez captadas las llevaban a Lima, luego por bus o avión al Cusco y de allí hasta la zona de Delta 1 en las profundidades de Madre de Dios donde las prostituían bajo amenazas en bares”, dijo el coronel Mariano Céspedes, jefe nacional de la división de investigación de delitos contra la trata de las personas.

Más de 30 agentes de inteligencia juntaron pruebas judiciales durante seis meses, filmando e interceptando llamadas telefónicas de la red criminal conformada por siete personas. Así descubrieron que la jefa de la banda era Clara Quispe, 35 años, quien ganaba unos 60 mil dólares mensuales y acumuló alrededor de dos millones de dólares en tres años.

La policía observó cómo los criminales juntaban a 17 muchachas a orillas del río Inampari, en Madre de Dios, donde en filas las llevaron hasta el bar “Taboo”, de propiedad de Quispe.

“Cada acto sexual a las que eran obligadas cuesta unos 100 dólares, una botella de whisky 300 dólares, puede imaginarse la cantidad de dinero que han realizado los criminales durante todos los días en dos años”, dijo Céspedes.

La ley peruana castiga el delito de trata de personas con entre ocho y 25 años de cárcel. Existen mil 144 procesados por este delito entre 2009 y 2012, según la Fiscalía.

La organización no gubernamental Huarayo, que administra albergues en Madre de Dios para niños mineros y chicas adolescentes que caen en la prostitución, calcula que unas 2.000 jóvenes trabajan en los “prostibares” y que una tercera parte son adolescentes.