Programa antipandilla levanta controversia

Jóvenes temen discriminación y ser confundidos por pandilleros
Sigue a La Opinión en Facebook
Programa antipandilla levanta controversia
Algunos vecinos que argumentan que el crimen en estos vecindarios ha disminuido dramáticamente, se oponen al cambio.
Foto: La Opinion J. Emilio Flores

Ante la orden del mandato judicial contra las pandillas que un juez aprobó el jueves pasado en las áreas de Echo Park y Silver Lake, algunos miembros de la comunidad expresaron su preocupación. Pero otros su alivio, sobre lo que este significará para los residentes que viven en un radio de 3.8 millas , desde el estadio de los Dodgers, hasta el parque Echo Park.

“Ya era hora”, dijo convencido Rubén Cruz, quien ha vivido gran parte de sus 42 años de vida, en este vecindario cerca al Centro de Los Ángeles.

“Esta gente no hace nada productivo y a veces solo se pasan faltándole al respeto a la gente o amenazando”, contó el hombre quien dice que a veces a él mismo lo han confundido con un pandillero por llevar la cabeza rapada y tener tatuajes en el cuerpo.

“Tratan de meterse conmigo por mi apariencia, pero yo nunca he sido pandillero. Me alegro que ahora van a tener restricciones y alguien vigilándolos”, opinó.

Pero padres de familia como Alberto Quiroz, cree que tal ordenanza en realidad solo dará libertad a la policía para acosar y arrestar a jóvenes latinos, como sus propios hijos, solo por su aspecto.

“Por qué en vez de hacer una gang injunction, mejor la ciudad no se dedica a implementar programas recreativos para jóvenes”, cuestionó el miembro de la unión de padres Temple -Beaudry.

“Cuando arresten a uno de nuestros hijos solo por llevar una gorra o los pantalones flojos, las familias pobres no vamos a tener dinero para pagar fianzas o contratar abogados para sacarlos de la cárcel”, expresó preocupado.

Vincent Rodríguez, otro residente de la zona, también expresó su descontento al respecto y dijo que esta ordenanza judicial contra pandillas, en realidad solo busca “desplazar a las familias de color y dar paso a que vengan residentes blancos y adinerados”.

El mandato judicial anti pandillas fue solicitado por el fiscal de la ciudad de Los Ángeles, Mike Feuer, ante una Corte Superior de Los Ángeles, con la intención de parar la actividad criminal de 6 pandillas: Big Top Locos, Crazys, Diamond Street Locos, Echo Park Locos, Frogtown y Head Hunters, que en conjunto suman unos 500 miembros.

Afiliados a la organización Youth Justice Coalition señalaron su oposición ante el mandato, ya que argumentan el crimen en estos vecindarios ha disminuido dramáticamente desde hace más de dos décadas.

“Mike Feuer no ha escuchado el rechazo del Concejo vecinal de Echo Park y el resto de la comunidad. Queremos más programas para jóvenes no represión”, dijo Julio Márquez, quien ayer se manifestó en contra del mandato junto a otra docena de jóvenes, en su mayoría latinos.

El procurador respondió a dicho argumentos asegurando que su oficina inició desde julio los programas de prevención y de seguridad en las escuelas.

“Soy un fuerte creyente de lo mismo [pero] no creo que ninguno de esos programas por sí solo sea una respuesta suficiente al problema”, dijo Feuer a La Opinión. Este recalcó que este mandato judicial tiene un límite de cinco año, en los que ese analizara lo positivo o negativo de este.

El teniente John Cook, de la unidad antipandillas de la división Noroeste del departamento de policía de Los Ángeles (LAUSD), aseguró que los únicos perjudicados son los pandilleros que han estado involucrados en asesinatos, y otros crímenes violentos.

“La mayoría de estos son jóvenes pandilleros hispanos, pero eso no significa que pararemos a cualquier joven bajo esa descripción”, afirmó Cook.