Senna, a gusto en la órbita del Cosmos

El español carioca fue jugador de la semana al marcar gol y dar asistencia
Senna,  a gusto en la órbita del Cosmos
Marco Senna ha entrado a la perfección dentro del andamiaje del Cosmos.
Foto: cosmos

Nueva York — Marcos Senna se siente en casa en la ciudad a pesar de no tener siquiera un año de haber llegado.

Tras 11 temporadas vistiendo el amarillo del Villarreal de España, el veterano futbolista de origen brasileño navega destacadamente en el mediocampo del Cosmos.

“No ha sido una transición difícil porque jugamos un fútbol al que estoy acostumbrado, de toque de balón y dinámico”, dijo Senna.

Titular en esa escuadra de juego alegre, el exseleccionado español sobresalió el pasado fin de semana ayudando al 11 cósmico el pasado fin de semana a remontar un marcador de 3-1 ante los Rowdies de Tampa Bay, desempeño que le valió el nombramiento como Jugador de la Semana de la liga.

“Es algo que me halaga mucho, más porque es la segunda ocasión en que recibo el nombramiento”, comentó.

Hace un mes se ganó la distinción tras anotar el gol de la victoria ante el Edmonton a través de un tiro libre. Esta semana hizo lo mismo y además dio un señor pase para el gol con el que el venezolano Diomar Díaz, que ganó la mención la semana pasada, empató a tres el partido.

“El es un joven delantero que está haciendo muy bien las cosas. Lo vi correr y le mandé el pase para que el aprovechara su velocidad”, detalló.

Momentos después, cuando restaban ocho minutos en el reloj, Senna cobró un tiro libre cargado a la derecha del área. Fue una pelota a media altura que se escondió detrás de la barrera lo suficiente como para sorprender al meta del Tampa Bay.

“Me dio mucha alegría marcar el tanto porque ayudó a que el equipo defendiera el liderato. He metido goles importantes en mi carrera, y este es uno de esos porque nos deja en la punta (de la competencia)”, manifestó.

Pero las cosas han marchado bien también fuera del terreno de juego. Senna dijo que se ha acoplado pronto a la vida en este país gracias a la diversidad, misma que lo sorprendió.

“Me imaginaba que habría latinos aquí, pero no pensé que fueran tantos”, dijo. “Toda esta gente me hace sentir como si estuviera en mi país de origen, que es Brasil”.

Aparte de recibirlo bien, la cultura latina de la región también le han hecho dejar un poco de lado el estudio del inglés.

“Sé que tengo que aprenderlo y por eso tomo clases un par de días por semana, pero con tanta gente hablando español, es cómo no aprender tanto como debiera”, dijo antes reír.