Niño de Minnesota demostró fallos en seguridad aérea

Una vez más queda al descubierto como los punto de control en los aeropuertos pueden ser violados
Niño de Minnesota demostró fallos en seguridad aérea
Muchos pasajeros se quejan por las estrictas medidas de seguridad en los aeropuertos del país, que incluyen el tener que quitarse los zapatos antes de subir a un avión.
Foto: AP

Nueva York – El que el menor de 9 años que logró colarse en un avión en Minnesota para llegar a La Vegas es muy inteligente no es algo que está en duda. Lo que sí deja mucho que pensar, y temer, es como una vez más son violadas las normas de seguridad en un aeropuerto en EEUU.

El caso del menor que el jueves logró pasar por un punto de control en el Aeropuerto Internacional Minneapolis-St. Paul sin ser detectado no es el primero. Ya en el pasado se han registrado incidentes similares, los cuales han desatado las alarmas, principalmente porque no se explica cómo a pesar de todas las medidas implementadas en las terminales aéreas, que han invertido cientos de millones de dólares en nuevas tecnologías, todavía hay personas que logran pasas frente a las narices de las autoridades sin ser advertidas.

El pasado 13 de marzo un hombre que era sospechoso de violación, logró ingresar a una de las máquinas detectoras de metales en el Aeropuerto JFK de Nueva York, una pistola de descarga eléctrica sin que fuera detectada por los equipos de seguridad. Este incidente ocurrió apenas a unas semanas de que un agente encubierto, a propósito, pasara por la seguridad del aeropuerto de Newark con una bomba falsa, sin que tampoco fuera descubierto.

También en el 2011 un pasajero abordó un avión de Virgin America en Nueva York, y no fue sino hasta dos hora más tarde cuando el vuelo iba en su ruta a Los Angeles, que una aeromoza descubrió, después de que otro pasajero se quejare de su mal olor, de que el hombre viajaba con el boleto de otra persona y en un vuelo equivocado.

Cada vez que la opinión pública conoce de uno de estos casos de fallas, vuelve a la memoria la tragedia del 9-11 que comenzó precisamente con el secuestro de aviones. Ese fue el punto de partida para que Estados Unidos cayera en la paranoia colectiva sobre la necesidad de mejorar los sistemas de seguridad en los aeropuertos.

El caso del menor de Minneapolis es inexplicable y vuelve a traer un sinfín de preguntas sobre cómo es posible que un niño de tan solo 9 años haya logrado subirse a un avión sin ni siquiera mostrar su boleto, y sin ser detenido en los puntos de chequeo de las autoridades del TSA o los empleados de Delta.