Menos paciencia con Exide

La decisión de las autoridades estatales de mantener abierta la planta recicladora de baterías Exide en Vernon es muy desilusionante. El dinero que se le pide a cambio de seguir operando no resuelve el problema de la contaminación que hoy puede estar perjudicando a los vecinos.

El Departamento para el Control de Sustancias Tóxicas de California llegó a un acuerdo con Exide hace unos días para que la planta siga funcionando si abona 7.7 millones de dólares para que limpie los problemas que causan contaminación, para que cubra el costo de análisis de sangre para detectar plomo entre los residentes de las áreas adyacentes y para otros exámenes de medio ambiente.

Creemos que esta decisión es indignante y vergonzosa dado el largo historial de emisiones contaminantes que tiene esta planta.

Como hemos dicho con anterioridad, el cierre es el mejor camino. Es inexplicable por qué la paciencia de las autoridades ambientales de California parece ser ilimitada con esta planta.

El Exide de Vernon lleva más de una década operando con un “estatus interino”, por no poder obtener un permiso regular. El último registro oficial de contaminación se produjo hace menos de un mes, después de haber estado cerrada por un período debido a la contaminación anterior que llevó a la agencia local a cargo del aire a determinar que la planta presenta un alto riesgo de cáncer para los vecinos.

De ahí la propuesta de que a partir de octubre, el condado de Los Ángeles realice pruebas de sangre para los vecinos que quieran hacerla. Sin embargo a esta altura del mes el Departamento de Salud Pública de Los Ángeles todavía no tiene claro cómo sería. Esto habla mal de la prioridad que tiene este tema en la autoridad condal de sanidad.

Es un error mantener abierta una planta con el historial de Exide. La decisión estatal de mantenerla abierta es una lamentable opción que va en contra del interés y de la salud de los vecinos.