Regresa el rebozo

El otoño 2013 trae esta prenda que representa la mexicanidad, pero con toques vanguardistas
Regresa  el rebozo
El rebozo del futuro trae la propuesta de ser usado como vestido para fiestas y cocteles.
Foto: Agencia Reforma

Lupita AguilarAgencia Reforma

MÉXICO, D.F.— Porque el rebozo acompaña las diversas etapas de una mujer, la diseñadora Carla Fernández decidió desplegarlo con orgullo.

En dicha tarea, quien trabaja con cooperativas de artesanos en diferentes disciplinas se ayudó de la inspiración que le merece el arquitecto y poeta del espacio Luis Barragán.

Utilizando la geometría de la que él era maestro, Carla se evade de las formas tradicionales de esta clásica prenda y aplica sobre ella pura vanguardia con estilo mexicano para transformarla, volverla multifuncional y que no resbale, apuntó en entrevista realizada en una de sus boutiques, localizada en Moliere 58, Polanco, Ciudad de México.

Hace a la pieza ergonómica y la ata al cuerpo siguiendo la tradición de la indumentaria indígena, pero hallando, además, coincidencia con prendas de la cultura oriental.

Deshilados, calados y espacios que se convierten en mangas largas o cuellos al estilo chimenea facilitan la comprensión de esta creación para portarla a manera de túnica sobre un par de leggings o pantalones de lana en invierno.

En combinación con su equipo de artesanos de Tenancingo, la creadora tiñe de púrpura la pieza y la borda con líneas que viajan en horizontal al espacio.

Arte matemático

El rebozo esconde para su elaboración toda una fórmula matemática, de acuerdo con Marta Turok, antropóloga e investigadora del accesorio femenino que mejor representa a la mexicanidad.

Hilos de algodón, material con el que trabajan artesanos de Tenancingo, son acuñados, extendidos, anudados y teñidos hasta lograr efectos jaspeados.

De ahí un paso más, trenzar con los dedos la punta o rapacejo para derivar en siluetas que rematan en una visión de arte textil a prueba del tiempo.