No hay quinto malo…

Márquez busca ante Bradley ser leyenda en la historia del box

Juan Manuel Márquez y Tim Bradley superaron ayer sin apuros el examen de la báscula y así dieron vía libre a su combate de esta noche en el Thomas & Mack Center de Las Vegas donde se juegan el título mundial de los pesos welters versión OMB.

Márquez marcó 144.5 libras y Bradley 146 y quedaron citados para hoy.

Márquez, sin duda el peleador de más prestigio de México en el presente, llega como retador a un título de 147 libras, que de ganarlo lo convertiría en el primer mexicano en ganar cinco campeonatos mundiales en diferentes categorías.

“Voy a ganar ese título porque quiero ser el primero en ganar cinco títulos”, dijo Márquez a través de toda la gira. “Ese título que tiene Bradley es mío, porque fue el que me quitaron los jueces en la tercera pelea contra (Manny) Pacquiao”, añade.

Tim Bradley derrotó por decisión a Manny Pacquiao en junio de 2012en un resultado controversial que levantó encendidas polémicas en torno a la conducta de los jueces en el boxeo.

De esta manera, y después de que Juan Manuel Márquez noqueara en diciembre a Manny Pacquiao, se cruzan los vencedores del astro filipino.

“Sí, ya sé que nos enfrentamos los dos vencedores de Manny Pacquiao, pero ustedes saben cómo le ganó Bradley y como le gané yo”, ha dicho con mucha ironía Márquez.

Sin embargo lo real es que Bradley (30-0 y 12 KO’s) hasta ahora no perdió un combate y tiene victorias sobre hombres como Devon Alexander y Lamont Peterson.

Por otro lado no son pocos los que llaman la atención a cerca de los 40 años de Juan Manuel Márquez, que es responsable y serio como pocos con su carrera, pero que bien podría mostrar en cualquier momento signos de declive.

El legendario excampeón Julio César Chávez, ahora analista de ESPN, alerta sobre el presente de Márquez. “Veo muy bien a Márquez, él cuida mucho su preparación, pero me preocupan sus piernas… preocupa saber si va a tener piernas ante un rival tan rápido como Bradley”.

Sin mucha nitrogliserina en sus puños, Bradley, llamado la “Tormenta del Desierto”, solo tiene 12 nocauts en sus treinta victorias y por eso su boxeo se basa en llevar al cuadrilátero una gran dinámica para someter a sus rivales a un ritmo de vértigo y castigarlos en el último tercio de los combates.

“Resperamnos a Márquez y a don Nacho (Beristáin)”, dice Joel Díaz entrenador de Bradley, “pero vamos a ganar este combate… nadie puede controlar la velocidad y la movilidad que lleva a un cuadrilátero Timothy Bradley”, asegura.

Márquez con (55-6-1 y 40 KO’s), y ya virtualmente una leyenda del boxeo es un experto “counterpunch” que puede leer mejor que nadie los momentos complicados de una pelea, para superarlos.

Para agregarle más a la adrenalina de lo previo al combate, Bradley, quien ha venido de menos a más en su actitud, ha dicho.

“Dicen que es una leyenda… que es un gran boxeador, ya veremos después de pelear conmigo”, expresó.

Sobre las palabras de su rival de hoy, fiel a su estilo, fue así de escueto: “Lo que diga o haya dicho Bradley son palabras que se las lleva el viento, abajo del ring se dice cualquier cosa”, cometó Márquez.

“Son muchas cosas, pero en esta pelea la clave va a ser la velocidad. Es lo que trabajamos y vamos a agregar mucha inteligencia para enfrentar a un peleador tan rápido como Bradley”, añadió.

Descartó Márquez que los 10 años de diferencia entre él y Bradley puedan ser un factor que llegue a decidir.

“Había diez años de diferencia con ‘Torito’ Díaz y había seis años de diferencia contra Pacquiao, pero gané yo”, dijo.

En el respaldo a Márquez- Bradley pelearán por el título mundial de los 126 libras, versión OMB, el mexicano Orlando “Siri” Salido y el boricua Orlando Cruz en una reedición de las viejas batallas entre guerreros puertorriquenos y aztecas. La cartelera es una promoción de Top Rank que traerá por televisión la cadena HBO.