Paciencia con ‘Obamacare’

Los problemas de computadora en el sitio federal para la Ley de Salud Asequible es un problema serio a casi dos meses para el plazo de registro de millones de beneficiarios al programa. Para mediados de noviembre, cuando se espera el mayor volumen de tráfico, estas dificultades ya tienen que estar solucionadas.

Las dificultades técnicas en el lanzamiento del registro sirvieron a los críticos del Obamcare, como los congresistas republicanos que votaron 40 veces para perjudicar la ley.

Ellos continuaron su batalla contra la reforma de salud declarando en vada oportunidad que “ya esta demostrado” el fracaso del programa. Un juicio difícil de tomar en serio cuando el problema suscitado es tan temprano que no tiene mayor efecto que el de la mala publicidad.

La crítica también ignora el hecho que ya hay en función decenas de cláusulas que han ampliado las protecciones de los clientes ante las empresas de seguro de las compañías de seguro de los estadounidenses, como expandido la cobertura médica para muchos jóvenes adultos.

Por otra parte, la oposición rabiosa al Obamacare comparte el punto de vista ideológico que en su tiempo sostenían los enemigos del Seguro Social y Medicare. Es una fobia que poco tiene que ver con los específicos sino con el concepto. De ahí, que todavía estén prediciendo el fracaso de estos dos programas sociales a pesar de su éxito demostrado a lo largo de los años.

En realidad, el escándalo no son las fallas tecnológicas, sino que haya estados como Florida y Texas, entre otros, que permanecen empecinados en negar cobertura médica millones por no querer participar en la iniciativa federal. Estos gobernadores no cumplen con la responsabilidad básica de atender el bienestar de su gente al rechazar la posibilidad de atención médica.

En cambio, para la gente que puede acogerse al Obamacare no debe desanimarse con las fallas técnicas ni con la exageración política. No hay que esperar a último momento para informarse bien.

Este es el comienzo, aunque desde 2010 ya se siente el impacto positivo de la ley que recién en 2015 estará totalmente implementada. El balance es positivo, pero, para empezar, hay que arreglar cuanto antes los problemas tecnológicos.