Una reforma fiscal ‘realista’

Flama urge al Congreso de México a equilibrar la economía nacional

MÉXICO, D. F. (Notimex).— El vocero de la Federación Latinoamericana de Mercados de Alimentos (Flama), Alfredo Neme Martínez, urgió al Congreso de la Unión a entregar una reforma fiscal “realista”, capaz de equilibrar la economía nacional ante una eventual recaída de la economía de Estados Unidos.

El dirigente señaló que una de las consecuencias del desbalance en la economía mexicana complicaría más la comercialización en la cadena tradicional de alimentos, la cual ya de por sí se ha visto mermada en zonas del país de difícil acceso, debido a los efectos de las lluvias y que se complicaría más con el aumento de impuestos.

“No hay que olvidar la caída en los precios de algunos alimentos y el aumento de otros, derivado de los cambios climatológicos que dañan al productor primario, al comerciante y finalmente al consumidor final”.

En ese sentido, insistió en que no se puede favorecer más a la inflación y a la especulación en el precio de los alimentos, como es el caso del impuesto al refresco que se busca imponer a partir de 2014, donde 3.5 millones de pequeños negocios formales como misceláneas resultarían afectados en sus ventas.

Neme Martínez opinó que en la propuesta de reforma fiscal no se consideraron las afectaciones al sector comercio, ni al primario integrado por pequeños y medianos productores del campo.

Por ello, llamó a los titulares de las secretarías de Economía y de Hacienda, Ildefonso Guajardo Villarreal, y Luis Videgaray Caso, respectivamente, para sostener encuentros de trabajo con sectores estratégicos en el desarrollo del país, como comerciantes mayoristas de alimentos, abarroteros, industria panificadora, y todos aquellos que juegan un papel importante en la economía nacional.

Destacó que el reto es incluir el sentir de estos sectores en la toma de decisiones que derivan en políticas públicas, como ejemplo —dijo— es considerar que resulta difícil para un pequeño productor del campo emitir facturas, cuando no están familiarizados con el sistema fiscal.

Advirtió que la única forma de que los productores paguen impuestos es trasladar el gravamen al consumo, no a la producción; “y no es correcto que pasen a un tercero la tarea de tributar”, agregó.

En este contexto, el portavoz de Flama informó en un comunicado que no se debe olvidar el atraso que reporta el campo mexicano, ni las deficiencias que aún registra la cadena tradicional de alimentos como es el caso de la compra en el extranjero de semillas y de frijol.

Refirió que en el sector abasto de alimentos se advierte un desorden de importante magnitud, de no aplicarse una reforma fiscal coherente en el cobro y pago de impuestos que cierre el paso a la corrupción, y tráfico de alimentos que genera un mercado negro, especulación y aumento en el precio de los alimentos.