Cuatro tiros

González, Crawford y Ellis tienen vivos a Dodgers
Cuatro tiros
Adrián González anota tras un hit de Juan Uribe en el segundo inning del Juego 5 ante los Cardenales.
Foto: AP

Adrián González, Carl Crawford y AJ Ellis, batearon jonrones, Zack Greinke llevó a cabo otra gran apertura, con lo que los Dodgers vencieron por 6-4 a los Cardenales y se mantuvieron firmes en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Abajo en la serie 3-1, la tropa azul de la Chávez Ravine no podía aceptar ayer un resultado distinto a la victoria, y por eso desde temprano fue notoria la determinación del equipo.

Tras un comienzo vacilante en el que las bases se llenaron de aves rojas, sin outs en la misma primera entrada, el lanzador angelino salió de la emboscada merced a su talento y con una doble matanza clausuró cualquier amenaza.

“Hay días en que los juegos son así, no estaba muy sólido y me metí en problemas, pero mis compañeros lo resolvieron y luego tuvimos el bateo oportuno para ganar un juego crucial”, dijo Greinke.

No aprovechó temprano San Luis y luego lo iba a pagar caro porque Greinke encontró su control y su zona de strike, y después de eso llegó a devolver en fila a 13 bateadores.

A todo esto, los Dodgers encontraron cómo hacer contacto temprano ante Joe Kelly.

González abrió con con hit a zona del center field, y después de que Ethier murió con elevado vino Puig con hit al rigth field y Dodgers tenían dos hombres en base con un out, lo que facilitó la tarea de Juan Uribe, que con un sencillo largo al centro remolcó a González para el [1-0]. Luego de que A.J. Ellis se ponchó, vino Greinke, como noveno bate, para remolcar a Puig y poner el [2-0].

No sería suficiente, porque los Cardenales empataron a dos carreras en lo alto de la tercera entrada.

Despertaron entonces los cañones largos para despejar dudas y construir un triunfo tan rotundo que puso a tope la motivación en el campo, y mucho más en la tribuna.

Fue necesario de nuevo que González volviera al bate para restablecer la ventaja.

Ya se había ponchado Mark Ellis y habían sacado out a Hanley Ramírez en la tercera entrada cuando Adrián, con la cuenta en 2-1, se encontró la recta de Kelly por toda la mitad de home y la devolvió por arriba de la cerca para poner el [3-2] transitorio.

“Los jonrones me motivan, pero sobre todo son carreras que ayudan a este equipo. Lo mejor de todo sin duda ha sido la alegría de la tribuna y el tremendo apoyo de los aficionados”, dijo González.

De ahí en más, mientras Greinke daba buena cuenta de los bateadores rojos, los Dodgers se convencían de que sí le podían batear al pitcheo de los Cardenales.

En la quinta el bate abridor Carl Crawford bateó otro cuadrangular solitario para dar forma a un 4-2 que dibujaba una gran esperanza.

Ya se había ido Kelly, relevado por Choate, cuando Mujica, el nuevo lanzador, en la séptima entrada, se equivocó con AJ Ellis y éste, con 0-2 en la cuenta, le bateó otro cuadrangular para poner el 5-2 que desataba la locura.

Pero por ahí andaba el jefe de jefes, Adrián González quien para redondear la jornada se despachó con la cuchara grande, y ante el relevista Axford, y con dos outs en la pizarra, bateó su segundo bombazo de la jornada para dejarlo 6-2.

Sobre el cierre, el taponero Jensen se metió en problemas y los Cardenales acortaron distancia con una acción agresiva que llegó a tener la carrera de la victoria en el bate y anotaron dos carreras, sin embargo, noo fue suficiente y los angelinos dejan 3-2 la serie, que ahora se desplaza a San Luis para definirlo todo entre mañana y el viernes en los dos juegos finales que se disputarán en el Busch Stadium, casa de los Cardenales.

El juego lo ganó Z. Greinke (1-0) y lo perdió J. Kelly (0-1).