Niños de Echo Park se preparan para un terremoto

Cientos de niños de Los Ángeles participan en un gran simulacro mundial de preparación para terremotos
Niños de Echo Park se preparan para un terremoto
Los más de 500 alumnos de la primaria Rosemont en Echo Park, no solo practicaron el básico 'agacharse, cubrirse y esperar' bajo los escritorios, sino que algunos simularon estar heridos.
Foto: La Opinion Aurelia Ventura

Fueron más de 18 millones de personas en todo el mundo, las que ayer participaron en el Gran Simulacro de Terremoto (The Great Shake Out), que en Los Ángeles se realizó a las 10:17 a.m. hora local, con la participación de más de 3.2 millones de personas.

Entre ellos, los 500 alumnos de la primaria Rosemont en Echo Park, quienes no solo practicaron el básico “agacharse, cubrirse y esperar”, colocándose debajo de los escritorios en el salón de clases, sino que algunos de ellos hasta simularon estar heridos.

“Me dio mucho miedo porque todos podríamos morir, pero los bomberos hicieron un trabajo muy excelente”, compartió Leobely Hernández, un estudiante de quinto grado de este plantel escolar, quien se maquilló con heridas en el rostro y brazo.

El niño, de 10 años de edad, enfatizó la importancia de saber qué hacer “para mantenerse vivos y seguros” en el caso de que ocurriera un sismo de 7 grados de magnitud, como el que se simuló ayer.

En California, participaron un total de 9.5 millones de personas en el gran sumulacro, 100 mil más que el año pasado, el cual según Christian Ipsen, vocero del Centro de Emergencia de Los Ángeles, crea conciencia entre las personas.

Sin embargo, este indicó que quizás solo un 30%, o 3 de cada 10 familias, están realmente preparadas y tienen un plan de acción en caso de un desastre de tal magnitud.

“La gente tiene la mentalidad de que a ellos no les va a pasar. Confían en el trabajo de la policía y los bomberos para hacerse cargo, pero la realidad es que los recursos no van a ser suficientes “, explicó.

Ipsen destacó el hecho de que en Los Ángeles, con más 4 millones de habitantes, existen 1,300 bomberos en turno, por día. “No es suficiente”, enfatizó.

“Hay que organizarse por vecindario para cuidar uno de otro, cuando algo así suceda. Además de tener suficiente agua, artículos de primeros auxilios, hay que tener un plan familiar y con los vecinos bien establecido”, agregó.

Jaime Moore, vocero del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAFD), aseguró que ellos están bien preparados y entrenados en caso de una emergencia mayor.

“La realidad es que tenemos el equipo y el personal para asistir, pero no al mismo tiempo a todas las personas. Por eso la importancia de que la gente sepa lo que hacer por si mismo para sobrevivir en un período de 72 horas, si se queda solo”, subrayó el capitán de bomberos, cuyo departamento cuenta con un personal de 3,100 en 106 estaciones, encargados de proteger un área de 1,220 kilómetros cuadrados.

Jaqueline Castro, maestra en Rosemont, también simuló su posible tarea en caso de que que su salón de clases se colapsara, y dejará estudiantes heridos.

“Mi mayor temor es que no pueda controlar la situación o no tenga la posibilidad de rescatar a alguno de mis alumnos. Creo que es importante que tanto los maestros como los padres tengamos un plan de emergencia bien establecido, por el bien de sus hijos”, compartió la maestra.