Huízar desmiente acusación de acoso sexual

El concejal, que acaba de lanzar su campaña de reelección, dice que su mayor preocupación del momento es lidiar con la enfermedad de una de sus hijas
Huízar desmiente acusación de acoso sexual
El concejal José Huízar y Francine Godoy.
Foto: de Huízar: Aurelia Ventura, foto de Godoy: Flickr

Al concejal de Los Ángeles José Huízar la demanda por acoso sexual que una ex empleada de alto nivel de su oficina interpuso en su contra la semana pasada no le ha quitado el sueño.

Eso es por lo menos lo que afirma.

“Estas acusaciones son falsas y maliciosas”, insiste el edil al término de la primera reunión del Concejo Municipal a la que asiste después de reconocer que sostuvo un amorío con Francine Godoy, su ex subjefa de personal, quien —por su parte— alega haber sido forzada a renunciar por no tener sexo con él.

Huízar, de 45 años, afirma en una entrevista con La Opinión que no ha bajado su ritmo de trabajo y aseguró que en los últimos días se ausentó del Cabildo por estar con su hija de 3 años, Aviana, quien recibe tratamiento para aliviar la leucemia en el Children’s Hospital de Los Ángeles.

“Voy a seguir trabajando, es lo que esperan los residentes de mi distrito y de la ciudad”, expresó quien desde 2005 representa los vecindarios de Boyle Heights, El Sereno, Glassell Park y Lincoln Heights.

“Lo único que me hace bajar el ritmo y mis obligaciones es atender a mi hija que está enferma de leucemia”, comentó el edil. “Después de que nos dieron la noticia de la demanda, fue un jueves, no estuve en el Concilio el viernes porque mi hija está enferma y la tenía que atender”, reiteró.

Huízar, nacido en el estado mexicano de Zacatecas, participó en la reunión del Concejo del martes un tanto retraído. A su llegada, lo abrazó su colega Joe Buscaino y lo palmeó el edil Felipe Fuentes.

El regreso del funcionario al Cabildo coincide con el arranque de su campaña de reelección por un tercer período. Anoche se realizó con una recaudación de fondos en un club nocturno del centro angelino. “Mi intención es seguir otros cuatro años, mi reelección es en marzo de 2015”, dijo el edil.

Al evento, que se realizó en la discoteca Exchange, asistió en calidad de “invitado especial” el presidente del Concejo, Herb Wesson. Ayer, al finalizar la reunión del Concilio, ambos conversaron unos minutos.

Huízar recibió casi medio millón de dólares para su primera contienda de reelección en 2011, con los que enfrentó una de las campañas electorales más sucias de los últimos años, contra Rudy Martínez.

Al momento, nadie ha presentado documentos para competir por la curul. Si él gana, seguiría en el cargo hasta el 2019, dos años antes de que quede libre la Procuraduría local (si el actual procurador, Mike Feuer, decide reelegirse y concluir su segundo período), un escaño deseado por Huízar.

Otro asunto que lo mantiene ocupado, señala el concejal, es la restauración de su matrimonio con Richelle Ríos, con quien procreó cuatro hijos: Simón, Emilia, Isabella y Aviana.

El viernes, un día después de que estalló el escándalo del amorío y la demanda, Huízar escribió en su cuenta de Facebook: “Richelle Rae Huizar y yo queremos agradecer al Boyle Heights Tech Center por honrar a Aviana vistiendo hoy de color naranja para lograr consciencia sobre los niños con leucemia”.

El concejal comentó que él y su esposa siguen tratando de superar las secuelas de su relación con Godoy. “Por parte de mi familia, estamos trabajando juntos en esta situación”, señaló.

Los abogados de Godoy no han comentado al respecto, centrando sus alegatos en que ella fue víctima de acoso sexual condicionado por el apoyo del concejal a su candidatura a la Junta de Síndicos de Colegios Comunitarios (CCBT), que ella jamás presentó.

Huízar no quiso hablar ayer de su ex empleada, ni de los deberes que hasta marzo tuvo en su oficina. Su enfoque, dijo, es su labor como funcionario público. “Voy a seguir trabajando, es mi obligación, es algo que me encanta hacer, me encanta servir a mi distrito y a mi ciudad”, reiteró.

Alrededor de la web