A proteger elefantes

Concejo pide redactar ley para prohibir abusos hacia paquidermos circenses
A proteger elefantes
El concejal Paul Koretz sostiene un gancho similar al que utilizan algunos entrenadores con los elefantes.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

En una reunión donde hubo llanto y un concejal abandonó el salón para no ver imágenes explícitas, el Cabildo de Los Ángeles pidió redactar una ley que prohiba usar anzuelos y otros artefactos para entrenar y controlar “con crueldad extrema” a elefantes en los circos.

Esto, como parte de una serie de ordenanzas que desde 2012 prepara el Gobierno municipal para cancelar los espectáculos que incluyen estos animales. De aprobarse, Los Ángeles sería la primera metrópoli del país que exige entrenar paquidermos de “manera más humana”.

Anzuelos (bullhooks), bates, palos de hachas y horcas suelen ser usados para castigar partes sensibles de los elefantes de corta edad cada vez que no les obedecen, de tal manera que siendo adultos estos cumplen las órdenes con solo sentir dichos implementos sobre su cuerpo.

“Sabemos que no solo sufren física, sino psicológicamente”, dijo sosteniendo un bullhook el concejal Paul Koretz, autor de la iniciativa de ley.

Fotos y videos mostrando la dureza de los entrenamientos se presentaron ayer en el Cabildo, algo que hizo que brotaran las lágrimas de algunos presentes; incluso el presidente del Concejo, Herb Wesson, salió del salón para no ver las imágenes. “Hemos visto más que suficiente”, expresó a su regreso.

“Así es como son tratados los animales”, indicó Koretz. “La primera vez que vi el video, luego de discutir con los oponentes, ellos dijeron: ‘No tenemos más por decir’”, comentó el concejal .

En 2008 se calculaba que entre 500 y 600 elefantes vivían en América del Norte, de los cuales la mitad estaban en zoológicos y acuarios oficiales, y el resto en empresas de entretenimiento y otros sitios.

El zoológico de Los Ángeles canceló el uso de los anzuelos al abrir su exhibición “Elefantes de Asia” en 2010, cambiándolo por un método conocido como “contacto protector”, en el cual una barrera separa al paquidermo de su entrenador y se trata de moldear su comportamiento de una manera más positiva y menos cruel.

“Este es un gran paso. Veremos más cambios para los elefantes en los circos y exhibiciones itinerantes. Terminaremos con la crueldad ciudad por ciudad”, celebró Catherine Doyle, directora de investigación de la Sociedad para el Bienestar de los Animales en Espectáculos (PAWS).

Si se aprueba la ordenanza de Koretz daría un plazo de tres años a las compañías de circo para cambiar su tipo de entrenamiento. Uno de los principales blancos sería el circo Ringling Bros, que desde 1919 ha visitado Los Ángeles anualmente y que evitó participar en la redacción de la propuesta.

“Esperamos que use esos tres años para cambiar sus prácticas y siga el camino del Circo Vargas y otros, que no solo reconocen la crueldad del anzuelo, sino sacaron a los elefantes del show”, dijo el edil.

Feld Entertainment Inc, propietaria de Ringling Bros and Barnum & Bailey (que en 2011 recibió una multa de $270 mil por maltrato a sus animales), alega que la medida afectará su negocio. “Este es un asunto extremadamente serio que amenaza a la industria del circo y, más importante, no aumenta el bienestar o protección de los elefantes”, señala su vicepresidente de gobierno Thomas Albert.

Las ciudades de Fulton (Georgia), Tallahasse (Florida) y Ft. Wayne (Indiana) tienen leyes similares.

“Celebramos por los elefantes y confrontamos la crueldad en los circos”, manifestó Jennifer Fearing, directora estatal de la Sociedad Humana de Estados Unidos.

“Es un gran paso que LA mostrará al resto del país”, dijo la actriz Lily Tomlin.