Duelo por la reforma

Boehner confía en votar a fines de año; demócratas desconfían
Duelo por la reforma
El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.
Foto: EFE

WASHINGTON D. C. — Líderes republicanos y demócratas de la Cámara de Representantes mantuvieron ayer el duelo por una reforma que permita la legalización de los inmigrantes indocumentados, impulsando sendas medidas que, por ahora, no tienen un rumbo claro hacia su votación definitiva.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que el presidente Barack Obama instará hoy al Congreso a que apruebe de forma bipartidista una reforma migratoria “de sentido común”, en un acto en el que estará acompañado por partidarios de esa reforma.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, por su parte, expresó confianza en que pueda debatirse antes de fin de año.

“Sigo pensando que la reforma migratoria es un asunto importante que necesita una respuesta y estoy esperanzado” de que se realice el voto, dijo Boehner, en rueda de prensa.

La reforma migratoria necesitará el apoyo de una mayoría simple en la Cámara Baja, o 218 votos, y no hay visos de que ésta los consiga. El Senado aprobó su versión integral el pasado 27 de junio.

Pero en clara señal de desconfianza, la bancada demócrata convocó su propia rueda de prensa para exigir de Boehner un compromiso “más firme”, al rechazar “parches” a un problema que, a su juicio, merece una solución integral.

El presidente del Caucus, el legislador demócrata por Texas, Rubén Hinojosa, dijo que la medida que presentaron los demócratas el pasado 2 de octubre, la HR15, que tiene 184 co-patrocinadores, debe someterse a voto.

Los indocumentados “esperan su chance para salir de la sombra y contribuir a nuestra sociedad…presidente (de la Càmara Baja) Boehner, ¿Qué espera?”, dijo la legisladora demócrata por California, Linda Sánchez.

El “número tres” de la bancada demócrata en la Cámara Baja, Xavier Becerra, se quejó de que las trabas republicanas para la eventual ciudadanía de los indocumentados. En la actualidad, los inmigrantes legales pueden solicitar la ciudadanía después de cinco años consecutivos de residencia permanente, y la espera es de tres años para los extranjeros en servicio militar activo.

El líder de la mayoría republicana de la Cámara Baja, Eric Cantor, elabora el “Kids Act”, con la ayuda de correligionarios como el republicano de California, David Valadao, para legalizar a ciertos estudiantes indocumentados, pero se desconoce su contenido o cuándo será presentada.

“El (Cantor) es el líder de la mayoría y tiene acceso a fijar el calendario”, dijo el republicano Valadao.

Pilar Tobar, vocera del Comité Nacional Demócrata, dijo a La Opinión que lo que sí está claro es que “ya hay una propuesta bipartidista en la Cámara que la mayoría de estadounidenses apoya y ha estado guardada en la gaveta del escritorio” de Boehner.

“Boehner debe dejar de interponerse en el camino de esta propuesta y llevarla a votación”, dijo.