Presenta sus ‘Besos’

El nuevo filme de Carlos Cuarón se verá en L.A.
Presenta sus  ‘Besos’
Los actores debutentes Daniela Arce y César Kancino en la cinta 'Besos de Azúcar'.

MÉXICO, D.F.— Inspirado en experiencias vividas en su adolescencia, Carlos Cuarón hizo realidad su nueva película Besos de Azúcar, pero detrás de ella está la aportación de un miembro de la familia a quien “madrugó” la idea.

Y es nada más y nada menos que Alfonso Cuarón, su hermano, director de Gravity, quien reveló que la trama de la reciente película de su hermano nació hace muchos años producto de una idea en conjunto.

“Durante muchos años soñamos con hacer un ‘remake’ del filme [de los 70] Melody. Conforme pasaron los años nos dimos que tenía que ser una historia en conjunto, pero diferente, propia”, dijo en entrevista Alfonso. “Pero [Carlos] ya me madrugó e hizo la película que yo quería hacer”,

La Dinastía Cuarón se reunió el martes por la noche en un cine al sur de la capital mexicana, para celebrar la premier de Besos de Azúcar.

La película —que integrará la agenda del Festival Internacional de Cine de Guadalajara en Los Ángeles, que se realizará del 1 al 3 de noviembre— cuenta la historia de Nacho (César Kancino) y Mayra (Daniela Arce).

Se trata de una pareja joven que experimenta el primer amor en medio de la ilegalidad, la corrupción y la impunidad de la Ciudad de México.

Además de la preocupación y el contexto social que maneja la cinta, Carlos fue influido por la vida de adolescente que disfrutó al lado de su hermano.

“Nos hemos llevado bien toda la vida. Una prueba es que en la parte creativa en nuestro trabajo en el cine siempre nos echamos la mano: leemos los guiones de cada uno, damos puntos de vista.

“Sin embargo, él [Alfonso] es el hermano mayor y, por consecuencia, era el más molón cuando éramos jóvenes”, recordó el realizador. “Aunque durante la charla no revelaron detalles de su vida privada, Alfonso y Jonás, quien también estuvo presente, contaron en un video para Carlos la experiencia de su primer beso”.

El director de Gravity dijo, muy serio, que su primer contacto con los labios de una chica fue al intercambiar una semilla de limón, en un puesto de tacos.

Jonás lo experimentó en un viaje que realizó con sus compañeros de escuela a El Tajín, donde jugaron botella y le tocó besar a una niña, de la que desde ese entonces no ha vuelto a saber nada.