Pandora reconquistó el público de LA

Pandora ofrece un magistral show a pesar de la poca asistencia
Pandora reconquistó el público de LA
Pandora ofreció un sensacional concierto que pocos pudieron disfrutar.
Foto: Especial para La Opinión - René Miranda

La ausencia hizo sus estragos. Después de quince años sin presentarse en Los Ángeles, el trío mexicano Pandora volvió. Cautivó sí, pero no logró convocatoria.

Fue uno de esos conciertos en el que los ausentes no hicieron falta, bastó con los que llegaron. Pocas veces se puede observar un público tan entregado. Y ellas simplemente estuvieron sensacionales.

En la noche del viernes el teatro The Orpheum, que tiene una capacidad para dos mil asistentes, estaba casi solo cuando Isabel, Mayte y María Fernanda comenzaron a cantar Con tu amor, Alguien llena mi lugar y Sólo él y yo.

El público las recibió de pie y con una prolongada ovación —que se repitió en varias ocasiones—.

“Tener esto después de cuantísimos años que no hemos venido aquí”, dijo Mayte. “Quizá el lugar no esté lleno y eso no nos importa nada, nuestra actividad es cantar con dos filas, con llenos totales. Ésto es lo que sabemos hacer y a esto nos dedicamos… encontrarnos con un público así, eso sí se extraña”.

Así que Pandora expuso lo que mejor sabe hacer: cantar. Conjugar sus melódicas graves y agudas, acompañadas de una orquesta de cuerdas, la banda convencional y ya casi para finalizar, mariachi.

La escenografía no podía pasar desapercibida, porque contaron con una muy buena producción escénica y de iluminación.

Había mucho que cantar, que recordar y que llorar —porque varios lo hicieron—. El público coreó todos los temas, aquello parecía un karaoke.

Todos esos elementos provocaron un concierto muy íntimo, los asistentes lograron una muy buena interacción con las sobrinas postizas del emblemático tenor Pedro Vargas.

Pandora ha sido de los agrupaciones más respetadas, sobre todo en la década de los 80, cuando lograron colocar gran cantidad temas románticos en el gusto del público y no sólo del femenino. También lo hicieron en el gusto masculino, especialmente en el de la comunidad gay.

Minutos antes del show, durante una conferencia prensa, un joven gay le dijo al trío en voz alta que estaba ahí en representación de la comunidad gay para manifestarles su apoyo y su admiración por su trayectoria de 28 años.

El agradecimiento de Pandora no sólo se dio durante este breve encuentro, también sobre el escenario donde fueron los más expresivos, sobre todo en ciertos temas. Como una mariposa fue uno de ellos.

“Las pandora” —como también se les nombra— tenían mucho que ofrecer y las poco más de dos horas de concierto resultaron insuficiente.

Para no ser injustas con nadie, varios de sus éxitos los adaptaron en varios medley. Así se pudieron escuchar algunos de los covers que volvieron a hacer éxito como Tengo mucho que aprender de ti, Pobre diablo y Bella.

Pero también otorgaron un tiempo para las complacencias. De manera directa, y un poco desorganizadas entre ellas, preguntaban al público el tema y a capela cantaron piezas como De mil maneras y acompañadas de sus músicos interpretaron Todavía, Quiéreme más y uno de sus primeros éxitos, Cuando no estás conmigo.

“Si pudiéramos explicarles lo que se siente aquí en el corazón…, no podría decirles porque se me pone la piel chinita”, dijo Isabel en un momento.

Las voces de las dos hermanas Lascurain —Isabel y Mayte— y de la prima adoptiva —María Fernanda Meade—, resonaban en la perfecta acústica del teatro.

Cantaron norteño y algunos de los temas de Juan Gabriel, como el Noa, noa y Yo no nací para amar.

Luego entró el mariachi y en esta parte María Fernanda destacó al interpretar Cucurrucucú paloma. Con Amor eterno hubo poco que pudieron hacer para que varios asistentes rompieran en llanto.

Pandora prometió volver y hacer promoción de su nuevo disco — En el camino, de canciones inéditas— en Los Ángeles.

Fue un buen regreso después de quince años… a pesar de los ausentes.

Pandora se presenta hoy en San José, CA