Cosmos y Red Bulls de NY aspiran a título

Los dos equipos de fútbol de la Gran Manzana cerraron campañas levantando trofeos.
Cosmos y Red Bulls de NY aspiran a título
Red Bulls por el esquivo título de la MLS.
Foto: AP

Nueva York — Fue un fin de semana de gloria para el fútbol local, por lo que se puede decir que finalmente habrá playoffs y hasta posiblemente un campeón en la ciudad.

Los dos equipos de fútbol de la Gran Manzana cerraron campañas levantando trofeos y pusieron un pie en territorio de campeonato tras sus más recientes partidos.

El Cosmos fue el primero en amarrar su pase al Soccer Bowl (Tazón del Fútbol), tras vencer por marcador de 2-1 a los Escorpiones de San Antonio, y de paso obtener el campeonato de otoño de la North American Soccer League.

Cuando todavía queda una jornada por jugarse, el cetro les garantizó a los muchachos de Giovanni Savarese el boleto para disputar la gran final de la liga ante el campeón del torneo de primavera, los Gorilas Plateados de Atlanta, el 9 de noviembre.

“Este es el premio al trabajo duro de todos los muchachos que se han concentrado en ir paso a paso en esta temporada”, dijo Savarese. “Nos resta un juego en la temporada, y lo afrontaremos igual que los otros porque esto aún no concluye”.

En una de esas casualidades del deporte, Cosmos y Gorilas Plateados se medirán en el último encuentro de la temporada este fin de semana en Atlanta, sólo para volverse a encontrar una semana después en la gran final.

El Cosmos, que regresó a la competencia profesional tras 29 años, tendrá la oportunidad de traer a Nueva York el trofeo de la NASL, mismo que levantó por última vez en 1982, durante la primera época del equipo.

El equipo estelar recibirá hoy el trofeo que lo acredita como campeón de la temporada de otoño.

Al otro lado del ‘terreno de juego’, en la MLS, los Red Bulls finalizaron la mejor temporada en su historia tras aplastar en el último partido de la temporada al Chicago Fire al son de 5-1, victoria con la que llegaron a 59 puntos y consiguieron el escudo de súper líderes por primera vez desde que la liga instauró este reconocimiento en 1999.

Uno de esos goles, quizás el más espectacular del partido, salió del botín del francés Thierry Henry. Tras bajar con el pecho un balón, lo dejó botar una vez, lo midió y lo disparó desde afuera de la media luna del área del Fire. La pelota chocó contra el larguero antes de sacudir la red.

El exjugador del Arsenal de Inglaterra sumó así 44 goles vistiendo los colores del Red Bulls y empató en primer lugar al máximo goleador en la historia del equipo, Giovanni Savarese, quien marcó la misma cantidad de anotaciones cuando el equipo se llamaba MetroStars.

Con esta cosecha, los ‘energéticos’ quieren emprender la misión de terminar con los 18 años de fatalismo que han rodeado al equipo desde su fundación y que, según la creencia popular, ha impedido que ganen un campeonato en la liga.

El Red Bulls, que gozará de la ventaja de local por su posición en la tabla, espera al ganador de la eliminatoria de cuartos de final entre el Dynamo de Houston y el Impact de Montreal, que se verán las caras este jueves.

Los muchachos de Mike Petke, quien debutó este año como entrenador, viajarán a cualquiera de estas dos ciudades para jugar la primera vuelta de la semifinal el domingo a las 3:30 de la tarde. La fecha del juego de vuelta aún no ha sido confirmada.

“Siento que después de la presión que vivimos durante las últimas semanas podemos enfrentar cualquier cosa”, dijo Petke. “Pero tan pronto terminemos de celebrar, deberemos comenzar a prepararnos para jugar nuestro siguiente partido en la semifinal”.

Su equipo además se deberá preparar para una competencia más. Su escudo les otorga un puesto en la copa de campeones de la Concacaf del año entrante. En fin, el fútbol de Nueva York anda por todo lo alto.