Infierno vial

Pipa con petróleo choca y se quema en autopista 710
Infierno vial
Un camión que portaba ocho mil galones de petróleo chocó y se quemó ayer, saliéndose de la autopista Long Beach (710) e incendiando varios autos en un vecindario de la ciudad de Commerce.
Foto: La Opinión - Virginia Gaglianone

Un camión que transportaba petróleo crudo se estrelló ayer domingo contra la baranda de cemento de contención en la autopista Long Beach (710), causando un incendio que se propagó hasta la calle aledaña a la carretera e incineró varios autos.

Las autoridades de la Patrulla de Carreteras de California (CHP) recibieron un llamado a las 9:38 de la mañana sobre un accidente de dos camiones en en dirección sur de la autopsita, justo antes de la salida de Washington, en la ciudad de Commerce, informó el agente James Kuo. Agregó que, al llegar al lugar, encontraron un camión que transportaba ocho mil galones de petróleo crudo, que luego del choque, se había estrellado contra la baranda de contención de la derecha de la autopista. Al momento del cierre de edición, las autoridades seguían investigando las causas del accidente.

El vehículo quedó colgando de la carretera y se prendió en fuego. Las llamas alcanzaron la calle Sidney, que corre paralela a la autopista y que termina junto al lote de Union Pacific Railroad.

Varios vehículos estacionados sobre la calle Sidney se incendiaron con las llamas del camión. Al cierre de esta edición, el conductor del camión se encontraba internado en el Centro Médico de USC y su condición era crítica.

Martha Ramírez, una residente de la calle Sidney, se despertó asustada con la explosión. “No lo podía creer, primero creí que estaban filmando una película”, comentó. Eusevio Maldonado, otro vecino, también escuchó el choque. “Primero me aseguré que mis dos niños, mi esposa y mi suegra estaban bien y después salí a la calle. Se podía sentir el calor que provenía del incendio, y se veían grandes llamaradas y mucho humo tan denso y oscuro que no se podía ni ver”, describió. Maldonado y su esposa Jessica lograron tomar fotos y videos donde se ven enormes llamas que suben al cielo.

Kuo comentó que varios vecinos que se habían acercado para tratar de ayudar al conductor a salir del vehículo también habían recibido quemaduras, pero no pudo confirmar su estado de salud.

Eusevio, junto a otros vecinos que presenciaron el accidente, dijeron que meses atrás había ocurrido otro choque y que había volteado varios postes de electricidad, por efecto dominó, y que tuvieron que ser reemplazados. Las autoridades también construyeron un muro separador, para evitar accidentes, comentó.

Luego del susto del accidente, varios vecinos de las calles Sidney y Triggs notaron que la pintura de sus vehículos se había arruinado por miles de gotitas de petróleo que salpicaron los autos.

El choque forzó el cierre de la autopista por varias horas creando enormes embotellamientos por la zona.