Los alumnos son prioridad

La Junta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) tiene la misión de representar un amplio universo educativo en el que el interés del aprendizaje de los alumnos debe estar por el resto.

Esperamos que esta sea la manera conque se haga hoy la evaluación de la gestión del superintendente escolar, John Deasy. Es fundamental que él se mantenga al frente del LAUSD para seguir con las mejoras en cuanto a los índices de graduación, los resultados de los exámenes y la reducción en las suspensiones de los alumnos.

Esto debería ser suficiente para darle una buena calificación. Sin embargo, la Junta Escolar que trabajó juntó a Deasey para introducir reformas con el fin de revertir el rumbo declinante del aprendizaje en el LAUSD ya no está.

Hoy el equilibrio de la Junta cambió como resultado de las últimas elecciones en las que, principalmente, el Sindicato de Maestros de Los Ángeles (UTLA) ayudó con significativas cantidades de dinero a candidatos opuestos a la agenda de cambios en el LAUSD.

Ahora la Junta está empeñada en complicarle la vida a Deasy a tal punto que el superintendente está dispuesto a renunciar a principios del año que viene.

Esta situación es indignante, es un atropello a todos los padres que esperan del LAUSD una enseñanza de calidad para sus hijos. Es una bofetada a la comunidad latina que por mucho tiempo vio cómo sus niños se graduaban sin los conocimientos necesarios ante la silenciosa complicidad de los adultos.

No se puede regresar al pasado en que primero se atendían los deseos laborales de administradores y maestros para luego adaptarlos a los estudiantes. La prioridad son los alumnos.

La Junta Escolar del LAUSD debe recordar que, a pesar de que los alumnos no votan ni dan dinero en las elecciones, su aprendizaje es lo más importante. Por eso, Deasy debe continuar en su cargo y los integrantes de la Junta deben pensar que el compromiso con los padres supera otros intereses.