Para ayudar a los ancianos

La Fundación Bernardina nació de una tragedia personal
Sigue a La Opinión en Facebook
Para ayudar a los ancianos
Amadeo Hernández (segundo derecha, arriba) vivió una tragedia que lo impulsó a crear la Fundación Bernardina.
Foto: La Opinión - Marvelia Alpízar

A raíz de la desaparición de su madre, hace más de diez años, Amadeo Hernández se ha dedicado a ayudar a los ancianos abandonados a través de la Fundación Bernardina.

“La Fundación Bernardina es una fundación no lucrativa que apoya a las personas adultas mayores que viven en el abandono”, dijo Hernández, fundador y presidente de la organización. “Todo esto surgió a raíz de la desaparición de mi madre en el año 2001, en Las Vegas, cuando nosotros nos imaginábamos verla a ella pidiendo comida o buscando un lugar donde pasar la noche”, Los restos de la madre de Hernández, de donde la fundación toma su nombre, fueron hallados varios meses después.

Él destaca que, desde que se creó la fundación en el 2007, han tenido varios casos de personas deambulando por las calles de Los Ángeles buscando a sus familiares, pero a la vez desorientadas, quienes “no se recuerdan donde vivían, ni se recuerdan de la familia”, dijo.

“Nos hemos encargado de reunificarlos con sus familias”, añadió, citando el ejemplo de una anciana de 73 años quien tenía cinco años vagando por las calles, desorientada. “La llevamos hasta El Salvador y la entregamos a su hija que tenía en Ilobasco”.

También se han presentado casos en que los familiares ya no pueden o quieren hacerse cargo de ellos y tratan de pedir ayuda en la organización. Para ello, evalúan cada llamada que reciben porque “se han dado casos de que muchos nietos, o hijos, se quieren deshacer de ese ser querido y nos llaman para que nosotros les cuidemos a sus padres”, dijo Hernández, resaltando que ellos apoyan realmente a las personas que “no tienen a nadie que vele por ellos”.

La Fundación Bernardina también ayuda a los ancianos que se han visto afectados en forma económica y no les alcanza la ayuda que reciben del Gobierno. “Nosotros les hemos ayudado a muchas personas a buscar recursos y hemos hecho alianzas con algunas organizaciones donde les llevan comida a sus hogares para que ellos tengan comida caliente”, dijo Hernández.

Para Hernández también es difícil ver como los ancianos terminan siendo abandonados en los asilos, en donde sus familiares nunca los van a visitar. “¿Cómo es posible que un hijo o un nieto vaya a dejar a ese ser querido abandonado en un lugar de estos después de que ellos dieron todo su sacrificio para sacarlo adelante?”, expresó, destacando también que estas personas deberían recordar que ellos podrían recibir el mismo trato cuando sean ancianos.

La fundación recibe fondos de “personas de buen corazón , de los pequeños empresarios”, dijo Hernández. “Hemos hecho muchas cosas pero aun queremos hacer mas, pero sin dinero no se puede hacer más”.

Aunque no poseen una sede fija, su plan a futuro es tener un lugar donde ofrecer a los ancianos un albergue o tan solo un espacio para que pasen el día. “Ese es nuestro objetivo y estamos buscando fondos para ellos y queremos encontrar a una persona noble que nos pueda facilitar una instalación así”, dijo Hernández

La fundación celebra también eventos para los ancianos, como la Coronación de la Reina de los Adultos Mayores que se lleva a cabo en mayo, y el almuerzo del Día de Acción de Gracias que organiza en el Parque Recreativo Normandie.

“Estaremos allí el próximo 21 de noviembre compartiendo con esta gente que no tiene nada, que no tiene un familiar o no tiene con quien compartir este día tan especial”, dijo Hernández, resaltando que es el séptimo año que realizan esta actividad en donde esperan compartir con unas 450 personas.