Nada detiene a Ron Calderón

Recauda fondos de campaña para dos cargos pese a ser investigado
Nada  detiene a Ron Calderón
Ron Calderón, senador estatal por Montebello.
Foto: AP

SACRAMENTO.— Nada parece detener las ambiciones políticas del senador demócrata de Montebello Ron Calderón, ni siquiera las pesquisas que le sigue la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) pues ya recauda fondos para hacer campaña por la Contraloría del Estado.

Y no sólo eso, también colecta dinero para competir por un escaño en la Asamblea en el 2014, a donde ya estuvo entre 2002-2006.

No parece intimidarlo el hecho de que el presidente de la Asamblea, el demócrata de Los Ángeles, John Perez haya hecho público recientemente que también quiere ser contralor de California.

A Calderón se le vence su tiempo como senador en noviembre de 2014, y ya sea en la Contraloría estatal o en la Asamblea, quiere seguir en la palestra política. Al Senado llegó en 2006.

La Opinión trató de contactar al senador Calderón para hablar sobre el tema pero su portavoz Mario Beltrán dijo que no estaba disponible.

El 4 de junio pasado, las oficinas de Calderón en el Capitolio Estatal fueron cateadas por agentes del FBI. El senador, caracterizado por hablar poco con la prensa, dijo entonces en una fugaz entrevista que él mismo tenía muchas preguntas sobre la sorpresiva irrupción federal. Portavoces de esta agencia federal dijeron que se llevaron media docena de cajas de información y el disco duro de las computadoras con miras a encontrar evidencias de un caso criminal.

Beltrán dijo que hasta la fecha, Calderón no ha recibido ningún citatorio del FBI para presentarse a declarar.

“Mientras que el FBI no le compruebe nada, Calderón está en su derecho de hacer campaña por cualquier puesto público que él quiera”, dijo el ex asambleísta demócrata de South Gate, Héctor De la Torre.

Pero el ex legislador aclaró que “es casi imposible que pueda ganar por la nube oscura que tiene sobre él. La gente se preguntará si es el adecuado para un puesto donde se requiere ganar la confianza pública”, señaló.

De la Torre comentó que es muy posible que en realidad Calderón no tenga intenciones reales de contender.

Y ese es el principal problema que Phillip Ung, cabildero de Common Cause, una organización vigilante de los gobiernos, ve en el caso de Calderon. “La investigación del FBI en su contra no significa que sea culpable, el problema que vemos es que tenga abiertos dos comités de campaña para recaudar fondos tanto para un puesto en la Asamblea como para Contralor cuando es probable que no tenga intenciones de competir”, indicó.

Algunas veces el dinero recaudado es usado por los políticos para otros propósitos como viajes y comidas para ellos y sus familias, consultores, encuestas y una amplia variedad de gastos.

En la primavera pasada, el senador gastó 6,700 dólares para un viaje de intercambio cultural a Cuba más 2,650 dólares del boleto de avión. También gastó 1,560 dólares para asistir a los premios Grammy.

“Calderón se ha distinguido por ser de los que más recaudan y de los que gastan lo recaudado más rápido que ninguno”, señaló Ung.

“Además él representa a un distrito donde no hay competencia, para qué gastar y recaudar tanto”, cuestionó.

Hasta agosto pasado, Calderón reportó una recaudación de 62,650 dólares para su campaña como contralor y 30,147 dólares para la Asamblea.

?>