Se queda Deasy

La Junta del Distrito Escolar ratifica al actual superintendente hasta 2016
Se queda Deasy
Manifestantes piden a la Junta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles evitar la salida del superintendente.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

Luego de una reunión a puerta cerrada de casi siete horas, la junta directiva del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) ratificó a John Deasy como superintendente hasta junio del 2016, luego de días de una fuerte especulación sobre su renuncia.

La mayoría de sus siete miembros dio a Deasy un grado “satisfactorio”, durante su evaluación anual.

“Agradezco a la Junta por las honestas conversaciones, para que podamos trabajar juntos en sacar de la pobreza a la juventud de esta maravillosa ciudad”, fueron las primeras palabras de Deasy, después de un rotundo silencio sobre los rumores de su renuncia, que surgieran desde el jueves pasado, sobre sus intenciones de dejar el puesto de más alto rango en el segundo distrito más grande del país.

“Ha sido un viaje para cada uno de nosotros, de francas y honestas discusiones, en que hemos llegado a un acuerdo para avanzar por el bien de los niños”, dijo Richard Vladovic, presidente de la junta.

Desde muy temprano, miembros de organizaciones educativas y comunitarias, particularmente de la comunidad latina, demandaron, frente a las oficinas del distrito, que los miembros de la junta directiva “no dejaran ir a Deasy”.

María Alcalá, madre de un estudiante de la primaria Calle 24, fue tajante cuando habló ante los miembros de la junta: “Trabajen, hablen, pero no permitan que Deasy se nos vaya”, dijo.

“Con Deasy llegó el cambio y el progreso académico que nuestros hijos tanto necesitaban. Nos trajo soluciones cuando nadie nos escuchó por siete anos. Bajo la lluvia, en el frío de un parque, Deasy nos escuchó y ahora estamos disfrutando de los logros de nuestros hijos”, sostuvo.

Blanca Dueñas, madre y abuela de 10 estudiantes del LAUSD, en el Este de Los Ángeles aseguró que “nunca había visto un superintendente llegar a las comunidades. Jamás había habido un acercamiento como el de Deasy con nuestra comunidad”.

La mujer, resumió sobre el desempeño de Deasy, “llegó, se enteró y trabajo a favor de nuestros niños”.

“Usted es nuestro héroe. Esta es su casa, nosotros somos su comunidad. Los latinos estamos contigo”, le dijo Dueñas a Deasy.

El rumor de los planes del superintendente de renunciar en febrero, siguieron a las enfatizadas críticas contra su iniciativa multimillonaria de poner un iPad en manos de cada uno de los más de 650 mil estudiantes del distrito.

Entretanto, un empleado de alto rango de uno de los miembros de la junta, que pidió no ser identificado, presentó a los medios un acuerdo, que según él Deasy había solicitado para poder separarse del distrito, en el que se citaban “razones personales” como el motivo de su intención de dejar el puesto.

Con el documento de 6 páginas, Deasy intentaría llegar a un acuerdo con la junta, no para renunciar, sino para seguir trabajando como consultor hasta el término de su contrato, con su actual salario de $330,000 anuales y hasta el 30 de junio de 2015.

Pero el acuerdo entre Deasy y los siete miembros de la junta superó esta tentativa y los rumores, al confirmar finalmente que se mantiene al mando del LAUSD.

Deasy tomó las riendas del LAUSD en abril del 2011, impulsando una agenda reformista, que incluyó la nueva evaluación de maestros con base en datos estandarizados, que le ganó la enemistad del sindicato de maestros (UTLA).

Luego de la confirmación, Juan Ramírez, vicepresidente de UTLA compartió: “queremos que busque otra manera de trabajar con los maestros, que nos incluya”, dijo.