Senado confirma a hispana para Oficina de Gestión de Personal

Con 62 votos a favor y 35 en contra, la Cámara Alta de Estados Unidos le dio paso al nombramiento de Katherine Archuleta como directora de la dependencia
Senado confirma a hispana para Oficina de Gestión de Personal
Archuleta fue la directora nacional de la campaña de reelección de Obama en 2012.
Foto: Archivo

Washington – El Senado de Estados Unidos confirmó hoy por mayoría a Katherine Archuleta como próxima directora de la Oficina de Administración de Personal (OPM, en inglés), la primera hispana en ocupar ese cargo y que afrontó la férrea oposición de los republicanos.

Con 62 votos a favor y 35 en contra, todos los de la bancada republicana, el Senado confirmó en el cargo máximo de la OPM a Archuelta, quien había sido nombrada por el presidente Barack Obama en mayo pasado.

Según el desglose de la votación final –la última de la jornada en el Senado-, entre los republicanos que votaron en contra de la confirmación de la funcionaria figuraron el líder de esa minoría en la Cámara Alta, Mitch McConnell, y sus correligionarios David Vitter, Ted Cruz, Marco Rubio, Charles Grassley, Kelly Ayotte, Jeff Sessions y John Thune.

El Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado ya había aprobado la nominación de la hispana en julio pasado.

El cargo no tiene rango de Gabinete, pero la oficina tiene la responsabilidad de supervisar la contratación de los empleados del Gobierno federal, que ahora numeran 800,000, así como sus beneficios y pensiones.

Archuleta había sido blanco de críticas de senadores republicanos como Tom Coburn, de Oklahoma, quienes se habían quejado de la gestión de la OPM sobre los beneficios de la reforma de salud para ciertos empleados federales.

En agosto pasado, Coburn desistió de bloquear el voto de Archuleta después de que la dependencia divulgó las reglas sobre cómo se aplicarían los beneficios de la ley de salud para los empleados del Legislativo.

El estatuto le prohíbe a los empleados de esa rama participar en los nuevos mercados de seguros establecidos por el Gobierno federal, lo que causó la repulsa de esos trabajadores. Sin embargo, la OPM estableció una exención, por lo que el personal del Congreso podrán recibir subsidios para financiar la compra de un plan médico.

Archuleta fue la directora política nacional de la campaña de reelección de Obama en 2012, y jugó un papel predominante en su primera campaña presidencial en 2008.

Horas antes del voto definitivo, el Senado, bajo control demócrata, logró superar una primera prueba al alcanzar 81 votos en una medida que limitó el debate sobre la nominación. Esa legislación es un trámite clave para proceder a la votación final de cualquier nominación o proyecto de ley ante el Senado.

Objeciones de republicanos

Legisladores republicanos como Vitter, de Luisiana, dejaron claro que votarían en contra de Archuleta.

“Existen problemas obvios con la forma en que OPM está siendo administrada, haciendo cambios administrativos ilegales para apaciguar a la administración y el Congreso”, declaró Vitter.

“El Senado no debiera aprobar a la nueva directora hasta que admita abiertamente cualquier tipo de correspondencia que haya tenido respecto a la regulación sobre Obamacare”, agregó.

El martes, la Agenda Nacional de Liderazgo Hispano, compuesta por 36 organizaciones, envió una carta a los senadores urgiendo la confirmación.

Su nominación ha sido bloqueada por motivos políticos asociados con la reforma de salud”, especificó la misiva. “Ella se ha ganado nuestro respeto y confianza”, agregó.

?>