Reaccionan por la continuidad de Deasy

Alegría y decepción causa la prolongación del contrato del superintendente de LAUSD
Reaccionan por la continuidad de Deasy
Algunos mostraron su alegría por la continuidad del superintendente del LAUSD, John Deasy, hasta el año 2016. Sin embargo, el sindicato de profesores reaccionó con decepción.
Foto: La Opinion) authors Aurelia Ventura

La confirmación de que John Deasy, no solo no renunció a su puesto como superintendente del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), como se había especulado por días, sino que este se queda por 3 años más, alegró a algunos y decepcionó a otros.

Uno de los que aplaudió, sin titubear, la decisión de la junta escolar de mantener a Deasy, fue el alcalde de Los Ángeles Eric Garcetti,

“Estoy complacido con la decisión de la junta directiva”, declaró a menos de una hora del anuncio que vino después de casi 6 horas de discusión a puerta cerrada, en la que los siete miembros de la junta evaluaron el trabajo del superintendente, quien tomó las riendas del LAUSD en abril del 2011, y se ha dedicado a impulsar iniciativas reformistas.

“Pero el progreso del distrito dependerá de que todas las partes pongan a nuestros estudiantes como su prioridad”, advirtió Garcetti, quien públicamente ha dado su respaldo a Deasy, y ha intervenido para que las rencillas entre este y el nuevo presidente de la junta, Richard Vladovic, no interfieran con el futuro educativo de los más de 650 mil estudiantes de Los Ángeles.

Al mismo tiempo, el sindicato de maestros (UTLA) expuso su decepción ante la noticia de que Deasy, a quien han “reprobado” en su desempeño como líder de las escuelas públicas de Los Ángeles, recibiera el respaldo de la junta para quedarse.

“Es increíble que la junta escolar haya dado a John Deasy una evaluación satisfactoria y lo haya premiado al extenderle su contrato hasta junio del 2016”, dijo Warren Fletcher, presidente de UTLA.

“A pesar del claro mensaje de los maestros y otros empleados escolares que creen que el liderazgo de Deasy es todo menos satisfactorio”, sostuvo.

UTLA ha intentado de todo para interferir con varias iniciativas de Deasy, principalmente la de implementar una evaluación de maestros que exige incluir los resultados de los exámenes estandarizados de sus alumnos para medir su desempeño.

“Todavía no hay suficientes consejeros o enfermeras en las escuelas. Pueden hablar de que los datos han mejorado, pero estos no son un reflejo exacto de que los niños estén aprendiendo”, explicó Juan Ramírez, maestro de primaria y vicepresidente de UTLA.

Algunos de los datos que respaldan el trabajo de Deasy es haber aumentado de 55 a 66% la tasa de graduación, bajo su liderazgo.

Este sindicato también se ha sumado a las críticas contra el plan de Deasy de poner un iPad en las manos de cada uno de los estudiantes del LAUSD, cuya población estudiantil hispana supera el 73%, el cual ha tenido fallas de seguridad en su primera fase de distribución.

UTLA ha pedido que en lugar de la implementación de este plan tecnológico multimillonario, Deasy se enfoque en recontratar a los maestros y el personal que fue eliminado con los recortes al presupuesto de los últimos 5 años.

Aparentemente los más de 30 mil miembros de UTLA tenían el apoyo de la mayoría de los miembros de la junta, incluyendo el de los maestros Steve Zimmer y Mónica Ratliff, así como el de Vladovic y Margueritte LaMotte, pero quedo demostrado que esta vez no fue así.

Este diario intento obtener respuestas al respecto de Zimmer y Ratliff, pero ambos se negaron a dar cualquier comentario.

“Es muy triste que triunfen las maniobras políticas sobre las necesidades de los estudiantes y las escuelas, pero UTLA continuará abogando sin disculpas por nuestros niños”, subrayó Fletcher.

En contraste, el sindicato SEIU Local 99 de empleados de cafetería y otros, celebró la estancia de Deasy.

Alrededor de la web