Benítez cree que “la influencia española está siendo muy positiva para el Nápoles”

Rafa Benítez ha conseguido el mejor inicio de temporada de la historia del Nápoles y la euforia se respira en la ciudad. El técnico madrileño quiere abrir un ciclo repleto de títulos con el club italiano y reconoce que en este equipo "la influencia española está siendo muy positiva".
Benítez cree que “la influencia española está siendo muy positiva para el Nápoles”
El entrenador del Nápoles, Rafa Benítez. EFE/Archivo

Castel Volturno (Italia), 2 nov (EFE).- Rafa Benítez ha conseguido el mejor inicio de temporada de la historia del Nápoles y la euforia se respira en la ciudad. El técnico madrileño quiere abrir un ciclo repleto de títulos con el club italiano y reconoce que en este equipo “la influencia española está siendo muy positiva”.

El técnico madrileño recibe a EFE en la sala de prensa de la nueva ciudad deportiva del Nápoles, en Castel Volturno, en la que se congregaron cerca 140 periodistas para su presentación. Está contento, relajado y tiene todos los motivos. Los aficionados le adoran y el equipo funciona.

El Nápoles es segundo junto con el Juventus con 25 puntos, a cinco de un Roma sorprendente, que ha ganado los diez partidos que se han disputado hasta ahora, pero que “tendrá alguna vez que fallar”, dice con la calma que le da su experiencia.

Pregunta: Últimamente ha declarado que el fútbol es una mentira. ¿Hoy me va a decir la verdad?

Respuesta: Lo que trasciende, lo que se ve de cara a la prensa, a los aficionados, no tiene mucho que ver con lo que realmente ocurre. En el día a día, la prensa cuenta el tema de un jugador lesionado, o de una toma de decisiones, pero la mayoría de las veces no es lo que está sucediendo. Quien lo cuenta no tiene acceso a toda la información y la mayoría de las historias no son como se cuentan. Por eso, insisto, el fútbol es una mentira.

P: Usted se define un hombre tranquilo. ¿Cómo ha sido el impacto con una ciudad tan exuberante como Nápoles, donde se ha convertido en un ídolo?

R: La experiencia te permite gestionarlo. Yo tengo el máximo respeto por todos los aficionados, son ellos los que nos están empujando, animando y respaldando al equipo y sabes que les tienes que dar algo a cambio. En la pretemporada había cada día 200 personas que me esperaban. Pasaba mucho tiempo a hacerme fotos con ellos porque se lo merecen. Pero después llega el tiempo de trabajar y hay que comportarse como un profesional y evitar que el entorno caliente que hay en Nápoles nos pueda afectar en el día a día.

P: Ha pasado por los banquillos de grandes equipos, Valencia, Liverpool, Inter, Chelsea… ¿Cómo se afronta una nueva aventura?

R: Con mucho optimismo. Si estoy aquí en el Nápoles es porque creo que se pueden hacer las cosas bien. Desde el primer momento nos hemos dado cuenta que el presidente (Aurelio De Laurentiis), con ese entusiasmo y con esas ganas que pone en el día y día, va a ayudar a que siga creciendo el club. Nuestro objetivo ahora es hacerlo bien en Italia y darnos a conocer en Europa porque el objetivo final es el de que el Nápoles tenga una trascendencia mayor a nivel internacional.

P: Un ‘scudetto’ falta desde hace muchos años en Nápoles (1989-1990), pero nunca se ha ganado la Liga de Campeones. ¿Puede llegar el equipo hasta el final en ambas competiciones?

R: Creo que hay que parar un poco la euforia. El equipo lo está haciendo muy bien, pero el mensaje que tiene que pasar es que podemos pelear ante cualquier rival y tener las posibilidades de ganar. Lo de ganar títulos es un camino que se ha empezado a recorrer, pero aún estamos lejos de los grandes equipos europeos. Tenemos que acercarnos con nuestro rendimiento en el campo.

P: ¿Que es lo que le piden los napolitanos cuándo le paran por la calle?

R: ¡Ganar siempre! Me piden la Liga de Campeones, el ‘scudetto, pero yo siempre les digo que lo que hay que ganar es el próximo partido. Hay que controlar esa euforia. Controlar esa energía que tiene ellos y reconducirla para que también piensen partido por partido.

P: ¿Le gusta lo del “Hispanápoles”, como llaman a su equipo en Italia?

R: Los medios de comunicación necesitan poner nombres, dar titulares, y eso está bien. Pero este es un equipo con italianos, extranjeros y españoles. Una mezcla de culturas como las que hay en muchos equipos. Lo importante es que se ha formado un gran grupo y bueno, pero además la influencia española está siendo muy positiva para el equipo. Es más fácil para el entrenador expresarse en español y decir las cosas con los matices con las que las quiere decir. Los jugadores las asimilan antes y las pueden desarrollar pronto en el campo.

P: Hasta ahora los españoles en el “calcio” nunca habían tenido demasiada suerte. Albiol, Callejón, Reina están triunfando en el Nápoles. ¿Qué es lo que ha cambiado?.

R: Lo mismo me preguntaban cuando llevé españoles a la Premier League. Creo que el tener un entrenador español con una idea más cercana a lo que estos jugadores habían hecho hasta ahora les ayuda. Esto ha supuesto que estos jugadores hayan crecido mucho y se hayan adaptado bien y que esto les ayudará también para ir a la selección. No se trata de una situación aislada a la que llega el jugador. En el Nápoles nos hemos ayudado los unos a los otros.

P: En Italia le llaman el profesor, el filósofo o incluso el nuevo gurú del calcio. ¿Con cuál de estos nombres se identifica más?

R: Llevo 26 años trabajando y sé que las modas duran lo que duran. Ganas tres partidos y va todo fenomenal y te ponen una etiqueta. Pero los entrenadores ni somos gurús, ni somos filósofos. Tenemos sólo ideas y sentido común. No nos inventamos nada. Hacemos cosas que tienen una lógica, una base científica y les añadimos la intuición.

P: Entonces, mejor “Don Rafé”, como le llaman aquí en Nápoles…

R: En cuanto llegué me empezaron a llamar Rafé, que es el diminutivo de Rafael en Nápoles, y me pareció perfecto porque así me sentía más integrado.

P: Con el encuentro contra el Olympique de Marsella, ha pasado a ser uno de los siete técnicos, y el único español, que han disputado 100 partidos en Liga de Campeones…

R: Estas cosas te hacen sentir mayor. Creo que se ha tratado de una cuestión de suerte, de entrenar a buenos equipos que compiten en la Liga de Campeones. Estas cosas siempre te dan una alegría, un estimulo y te motivan para conseguir algo más.

P: Y también está entre los diez candidatos a mejor entrenador…

R: La nominación significa que la temporada que hicimos en el Chelsea fue mucho mejor de lo que algunos quieren recordar. Creo que el candidato y el ganador de este tipo de eventos tiene que ser un ejemplo para la sociedad y para los niños además del éxito deportivo. Por ello yo he propuesto que lo gane el exentrenador del Bayern de Múnich Jupp Heynckes, porque creo que tiene los requisitos para merecerlo. Ha ganado y encima es una persona con una imagen correcta

P: ¿Y a qué jugador daría el Balón de Oro?

R: Es muy difícil. Está claro que Messi y Ronaldo son los dos jugadores que más llaman la atención en la liga española, y lo merece cualquiera de ellos. Pero también el Bayern ha hecho una temporada excepcional y tiene jugadores de grandísmimo nivel. Yo sobre el entrenador sí me mojo, sobre el jugador que decidan otros.

P: ¿Quién mejor que usted para analizar las tres ligas más importantes de Europa?.

R: Bueno, ahora se ha sumado también la Bundesliga que está creciendo muchísimo. Pero de lo que yo conozco, la liga española es mucho más táctica, la italiana es mucho más técnica y la liga inglesa es mucho más física. Esto sigue siendo así. La liga inglesa se basa mucho en el contacto físico, con el balón cerca de las áreas y eso hace que sea mucho más atractiva para el espectador. La española aúna ahora la técnica y la táctica a un nivel muy alto y por ello los equipos españoles y la selección están ganando tanto.

P: ¿Vio el Barça-Real Madrid de la semana pasada?

R: Casi todo. Y vi dos buenos equipos con dos distintos enfoques y planteamientos. Creo que no estaban al mejor nivel ninguno de los dos, pero tienen tanta calidad que es cuestión de tiempo para que sigan adaptándose al nuevo juego y a los nuevos entrenadores creciendo. Si hablamos de Liga de Campeones, aún tendrán más tiempo para adaptarse y no hay duda de que el Barça y el Madrid van a ser dos candidatos para llegar hasta el final.

P: ¿Cómo ve al nuevo Barça del Tata Martino?.

R: Si dijese que no me gusta un equipo que gana y mete goles estaría mintiendo. Me gusta. Además, después de todo lo que ha ganado el Barcelona, mantenerlo a ese nivel es muy difícil. Martino es un entrenador que viene de otro continente, tiene jugadores nuevos y creo que está haciendo un grandísimo trabajo.

P: Si al español Benítez le van bien las cosas en Italia, el italiano Ancelotti está teniendo más dificultades en España.

R: Es aún muy pronto para hablar. Tiene nuevos jugadores que se tienen que acoplar. Ancelotti tiene tiempo y calidad y poco a poco va ir imponiendo su estilo. En el caso de la Liga de Campeones estoy convencido que van a llegar al máximo nivel.

P: Diego Armando Maradona estuvo hace poco en Italia y se ha propuesto para ser su sucesor en el banquillo del Nápoles…

R: Bueno, fue muy respetuoso y dijo que le gustaría entrenar al Nápoles, pero cuando termine el ciclo Rafa Benítez.

P: Y cuándo Benítez termine este ciclo en el Nápoles ¿Tiene ganas de volver a España a entrenar?

R: Yo lo que quiero es entrenar en un equipo competitivo. Porque cuando tienes las posibilidad de ganar títulos pues quieres seguir ganándolos. Si surge un equipo que te permite hacer esto pues yo estoy abierto a cualquiera y se ha visto como he pasado por tres ligas distintas. Me gustaría ganar mucho con el Nápoles porque eso hace todo mucho más fácil en un futuro, pero esto es una cuestión de tiempo. Estoy muy contento aquí y espero que las cosas me vayan bien.

P: ¿Y se ve en ese futuro como seleccionador nacional?

R: Si digo que sí, luego dicen que Benítez quiere el puesto de Del Bosque. Yo me veo con la ilusión de ser el seleccionador nacional, pero en un futuro lejano, cuando Vicente gane diez títulos más. Yo no tengo alguna prisa y además ahora mismo lo que me gusta es el trabajar día a día. Y con la selección es un poco menos la intensidad que se vive durante el año. Cristina Cabrejas