Sigue dinastía keniana

Geoffrey Mutai y Priscah Jeptoo, hacen el uno-dos en Maratón de NY

Sigue dinastía keniana
Custodiado por la policía neoyorquina, el primer pelotón entra al famoso puente Verrazano-Narrows.
Foto: EFE

NUEVA YORK (EFE).— Los kenianos se impusieron ayer en las categorías masculina y femenina del maratón de Nueva York, una de las seis pruebas más prestigiosas del mundo y que este año transcurrió con normalidad, pero con el atentado de Boston y los daños del huracán “Sandy” presentes en la memoria de todos.

Tras haber ganado en 2011, último año en que se celebró el maratón, el keniano Geoffrey Mutai se volvió a imponer en la prueba en la categoría masculina con 2h 8’24”, mientras que entre las mujeres se impuso su compatriota Priscah Jeptoo, que en su debut paró los cronómetros en 2h 25’07”.

La prueba neoyorquina no se celebró el año pasado debido a los efectos del huracán “Sandy”, que seis días antes de su celebración inundó amplias zonas de la ciudad causando 44 muertos y graves daños en la infraestructura y en decenas de miles de viviendas.

“Corremos por Nueva York, corremos por Boston”, proclamó a los participantes Mary Wittenberg, presidenta de la entidad que organiza la prueba, New York Road Runners, justo antes de la salida y acompañada por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

La carrera transcurrió con absoluta normalidad y, de hecho, la ciudad entera, tanto vecinos como visitantes, se volcaron en ella como es habitual, con lo que las calles por donde esta transcurría estaban abarrotadas de público desde primera hora de la mañana.

“Hace ya algunos años que vivo en la ciudad, y he venido a animar a mi amiga Sara, que ha volado expresamente desde España para correr el maratón”, explicó Josefa García, una joven española residente en la Gran Manzana y que se plantó en la Primera Avenida de Manhattan a las siete horas para tomar un sitio preferencial en primera fila.

En poco más de dos horas, los primeros corredores, liderados por el keniano Mutai, atravesaban los cinco barrios que componen Nueva York, desde Staten Island hasta Manhattan, en una travesía de 42,195 kilómetros hasta alcanzar la línea de la meta final en Central Park.

“Ha sido una carrera muy rápida. No ha sido fácil correr con este viento, que era fuerte”, declaró Mutai, que no pudo batir su propio récord en el maratón, que estableció hace dos años con 2h 05’06”.

“Estoy muy feliz de estar por primera vez en Nueva York”, declaró la keniana, que se llevó un premio de 600 mil dólares.

En segundo lugar llegó con 2h 09’16” el etíope Tsegaye Kebede, vencedor del maratón de Londres, y a quien la segunda posición le sirvió para coronarse como campeón masculino del Circuito Mundial de Grandes Maratones, por lo que ganó un premio total de 560 mil dólares.

En silla de ruedas, el campeón masculino fue el suizo Marcel Hug, tiempo: 1h 40’14”.

La ganadora en esta modalidad fue la estadounidense Tatyana McFadden (1h 59’13”).