Concejales votan por internet para todos en Los Ángeles

13 de los miembros del organismo le dieron paso a una medida que daría acceso al sistema inalámbrico (WIFI) a ciudadanos, ya sea en las casas, parques, autos o en la vía pública

De los 15 miembros del Concejo de Los Ángeles, 13 votaron a favor de establecer un sistema inalámbrico (WIFI) que de acceso a internet en toda la ciudad ya sea en las casas, parques, autos o en la vía pública.

El voto de hoy fue a favor de que todos las empresas interesadas en ser socios de la ciudad en este proyecto sometan sus solicitudes y propuestas. “Queremos saber quiénes quieren ser socios y qué pueden hacer. Y luego vamos a revisar todas las propuestas y ver cómo nos pueden ayudar a construir el sistema”, explicó el concejal Bob Blumenfield, autor de la medida.

El plan que aún se encuentra prácticamente en pañales podría ponerse en vigor si todo sale bien en un par de años. “Quiero que se haga lo más rápido posible”, aclaró Blumemfield. Los Ángeles sería la primera ciudad grande de todo el país en poner a disposición de sus residentes el sistema WI-FI.

En una entrevista para La Opinión después del voto en el Concejo, el funcionario dijo que el sistema ayudará a todos pero en especial a la comunidad latina, ya que es la más atrasada en cuanto a los procesos en internet y están luchando para que el alcance el gasto, por lo que no pueden tener acceso a planes muy caros.

“Mi visión es que cuando estés en tu apartamento, en tu auto, en el parque, tengas acceso a internet básico”, explicó.

Señaló que no representaría competencia para las compañías que ofrecen internet porque éstas seguirán teniendo la opción de ofrecerlo a mayores velocidades.

Al preguntarle cómo va a pagar la ciudad el servicio gratuito a todo mundo, sostuvo que no es barato construir la red inalámbrica pero la idea es hacer alianzas con empresas privadas, y a cambio de promover sus planes premium puedan ofrecer un servicio básico de internet, y a los vecinos.

Estimó que podría costar $100 millones pero no tendría que ser pagado directamente por los contribuyentes.

La medida tiene la oposición de algunos vecinos que temen por la privacidad. Armando Herman, de Boyle Heights, dijo que no puede ser bueno ni malo. “Sería recomendable que la ciudad investigará primero si hay filtraciones en las comunicaciones privadas de sus ciudadanos antes de entrar en un contrato con compañías que no tengan reglas sobre la privacidad a expensas de los contribuyentes”, indicó.