LAUSD cuestiona el programa de iPads para estudiantes

Líderes de LAUSD divididos si seguir dando tabletas o no a estudiantes

LAUSD cuestiona el programa de iPads para estudiantes
Estudiantes de la escuela intermedia Bret Harte usan sus iPads.
Foto: La Opinión - Ciro César

Los cada vez mayores costos que implica el multimillonario programa que daría tabletas iPads a todos los alumnos del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) tienen dividida a la junta directiva del organismo.

Ayer, durante siete horas, funcionarios del Distrito informaron sobre el presupuesto, la seguridad y “los beneficios” del programa, bajo el cual ya se entregaron 23,721 iPads a alumnos, y otras 1,500 a maestros y directores en la primera fase, que incluyó 47 escuelas, a un costo de $30 millones. Pero ahora hay un siguiente costo de $14 millones, para agregar los teclados a dichas tabletas, así como un gasto anual de mantenimiento de $11.7 millones.

Aparte de un costo estimado de $366 millones en modernización de la red inalámbrica de Internet en más de mil escuelas, que requerirá la iniciativa.

Mónica Ratliff, representante del Distrito 6 del LAUSD, que incluye el noreste del Valle de San Fernando, presentó una moción, basándose en una encuesta realizada por el sindicato de administradores (ALAA) y de maestros (UTLA), donde pide que exista otro programa de fase 1, en la que se distribuyan solo computadoras portátiles (laptops), para comparar con las iPads.

También pide que exista un comité de evaluación de ambas alternativas antes de aprobar la siguiente distribución de las iPads, que en su resolución dice no entraría en efecto en enero del 2014, como esta planeado, sino hasta junio.

Se supone que la próxima distribución de iPads en 36 planteles tendría lugar en diciembre; para el otoño de 2015, los 600 mil alumnos del LAUSD tendrían una tableta, a un costo total de más de mil millones de dólares.

Sin embargo, Mónica García, representante del Distrito 2, que abarca el centro y este de Los Ángeles, fue tajante al apoyar la continuidad inmediata del programa, al asegurar que en su distrito al menos 32 escuelas están dispuestas y listas para continuar con la fase dos.

“Necesitamos mejorarlo, pero de acuerdo con los comentarios de las escuelas en mi distrito, están listas para continuar”, dijo García al resto de los miembros de la junta.

“La misma comunidad de la me han expresado que quieren que se resuelvan los problemas, pero de ninguna manera quieren que las retiren de los estudiantes”, aseguró.

Algunos alumnos de varias preparatorias, traspasaron el programa de seguridad para accesar sitios no educativos. El incidente dio paso a una gran controversia, a la que se sumó el reporte de que se habían perdido 70 iPads.

Pero durante la reunión, José Santome, de la Policía escolar (LASPD), aclaró que ya las recuperaron, aunque informó que cuatro fueron robadas.

“Podemos celebrar una tasa de inventario muy positiva”, dijo Santome, quien también aclaró que los padres no son responsables por daño o extravio de las tabletas.

Raquel Cedillo, madre de estudiantes en una escuela de Pacoima, donde todavía no se entregan iPads a los alumnos, expresó su preocupación por el programa.

“Estoy de acuerdo con el programa, pero no veo porque no se puede ir a un ritmo mas lento. Se tiene que evaluar primero si esta funcionando, dentro de un periodo más largo, antes de gastar tanto, hay que ver los verdaderos beneficios”, opinó.

El próximo 12 de noviembre, la junta votará sobre la resolución de Ratliff, para frenar precisamente el ritmo de implementación del programa y dar más tiempo al análisis y evaluación de la fase 1.