Trabajadores sociales de LA protestan por exceso de trabajo

Los trabajadores sociales demandan ante la Corte por un exceso de casos de hasta tres veces lo pactado

Trabajadores sociales de LA protestan por exceso de trabajo
Empleados del DCFS durante una protesta en pro de mejores condiciones de trabajo.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

El sindicato que representa a los trabajadores sociales del condado de Los Ángeles presentó ayer una demanda ante la Corte Suprema para obligar a la contratación de nuevos empleados que aminoren la carga de trabajo y permitan mejor vigilancia de los casos.

Además, los trabajadores manifestaron ayer su descontento por la falta de contratación de más personal y el aumento de la carga de trabajo durante una protesta en la sede de la Junta de Supervisores del Condado.

David Green, tesorero del Sindicato de Empleados de Servicio (SEIU) Local 721 destacó que querían “enviar un mensaje que deje claro que todos los niños del condado de Los Ángeles necesitan ser protegidos mediante trabajadores sociales adicionales, que proporcionen una práctica de trabajo social directa para cada niño”.

Green destacó que “en 1999, la SB2030 especificaba que los trabajadores sociales necesitaban trabajar sólo en 14 casos para proporcionar la mejor práctica en trabajo social”, dijo, refiriéndose a un estudio realizado para analizar el desempeño de los trabajadores sociales.

“Actualmente, todos los trabajadores sociales tienen una carga de trabajo que duplica, triplica y hasta cuadruplica esa cantidad de casos”, dijo.

Almira Garza, trabajadora social de Los Ángeles, señaló que en su oficina “los trabajadores están tan saturados con el número de casos que ni siquiera pueden ver todos los niños”.

Añadió que “2,200 niños no pudieron ser vistos el mes pasado. Esos son muchos niños que no pudieron chequearse para asegurarnos que no están siendo abusados”.

Garza resaltó que han presentado un plan a las autoridades del condado en el que piden que se contraten 35 trabajadores cada mes hasta que alcancemos una proporción numérica razonable. “Queremos una proporción decente”, dijo Garza, quien ha sido trabajadora social por 13 años. “Un trabajador social para 40 o 50 niños no va a dar resultado”.

De acuerdo con Garza, los casos se han tornado críticos porque ahora están enfrentando personas con problemas mentales. “Ya no es solamente drogas sino personas que se están auto medicando, como en el caso de algunas personas bipolares que en lugar de tomar sus medicinas psicotrópicas, consumen metanfetaminas”, dijo Garza, quien resaltó que además de la cantidad de casos que manejan, también tienen que hacerlo en dos idiomas, por ser bilingües. “Haces todo en español para el cliente y después en inglés para el resto”.

Según el contrato firmado entre los trabajadores sociales y el condado, un trabajador social solo puede ver hasta 31 niños. Sin embargo, llegan hasta tener 60 casos. De acuerdo con Green, el año pasado pidieron la “contratación de 1,400 trabajadores sociales pero recibimos 100 y perdimos 300”.

David Sommers, vocero del condado, destacó que “los problemas que ellos están planteando se han venido discutiendo activamente. Sin embargo, SEIU dejó la mesa de mesa de negociaciones hace una semana. Esperemos que regresen a la mesa de negociaciones y continúen el diálogo con nosotros”.