Anuncia acuerdo con las FARC

Colombianos reaccionan con cautela y hasta esceptisismo

BOGOTA, Colombia.— Los colombianos reaccionaron ayer con un optimismo que va desde moderado hasta con absoluto escepticismo luego de que la víspera el gobierno y las FARC anunciaran un nuevo acuerdo parcial que, por primera vez en cinco décadas, llevaría a los rebeldes a pasar a la vida política sin el uso de las armas.

Los negociadores del gobierno del presidente Juan Manuel Santos y de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, alzadas en armas desde 1964, anunciaron el miércoles en La Habana, donde dialogan desde hace un año, un acuerdo sobre el segundo punto de los seis de la agenda que discuten.

Ese acuerdo versa sobre la participación política de los movimientos surgidos tras la firma de un eventual acuerdo final y por primera vez los rebeldes aceptan abandonar las armas y pasar a la política.

Aunque ese acuerdo sólo regirá en caso de que se selle un pacto en todos los otros temas, nunca en el pasado un gobierno colombiano y las FARC acordaron el paso guerrillero de las armas a la vida política. Se trata de un acuerdo de forma parcial, como el alcanzado en el primer tema de discusiones sobre la política agraria colombiana.

“Por el momento nosotros desconocemos realmente el alcance de los acuerdos a que han llegado”, dijo a la AP Antonio Yepes, un abogado de 54 años. Dijo saber solamente lo que han informado los medios de comunicación. Yepes hizo hincapié en la “poca credibilidad” que tiene la guerrilla de las FARC.