Dudan de LAPD padres de joven baleado en Boyle Heights

Tiroteo en Boyle Heights dejó a un hombre gravemente herido
Dudan de LAPD padres de joven baleado en Boyle Heights
Luis Reyes y Maria Banda, padres de Ricardo Pallazhco, hablan sobre el tiroteo de su hijo.
Foto: La Opinión - J. Emilio Flores

Los padres de un adolescente que fue baleado la noche del domingo en Boyle Heights, pusieron en tela de juicio la versión de los hechos reportadas por el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

La versión oficial indica que Ricardo Jr. Pallazhco, de 18 años de edad, fue identificado como un pandillero de la zona por agentes de la División Hollenbeck que esa noche patrullaban la esquina de la calle Cuarta y avenida Soto.

A medida que los agentes se acercaron al individuo, indica el reporte policíaco, observaron que Pallazhco se llevó la mano a la cintura y empezó a correr.

“Los agentes persiguieron al sospechoso y durante la persecución a pie, el sospechoso apuntó con un arma de fuego a los agentes y fue cuando se produjo un tiroteo que involucró a policías”, señala la versión del LAPD.

Luis Reyes, padrastro del joven y su madre, María Banda, rechazaron que Pallazhco haya apuntado con el arma a los policías.

Ricardo Pallazhco recibió al menos cinco disparos y hasta ayer permanecía en el Hospital General bajo custodia policíaca.

“Ya le quitaron el respirador artificial”, contó Reyes.

De acuerdo a los padres, el joven se encontraba en la parada del camión acompañado de su novia. Ambos reconocieron que el muchacho sí llevaba una pistola.

Según lo que la novia contó a los padres, Pallazhco se quería deshacer del arma y esperaba el camión que lo llevaría a Highland Park, pero en eso pasaron los policías y se puso nervioso.

Explicó que Pallazhco se levantó de la banca de la parada del autobús y empezó a caminar rápido, pero los policías lo empezaron a seguir y fue cuando decidió correr. En eso los policías decidieron sacar sus armas y, sin ninguna orden de advertencia, le dispararon.

El joven sacó el arma para tirarla hacia un edificio, pero las balas ya habían hecho blanco en su espalda, según dijeron sus padres.

La novia aseguró a los papás que Pallazhco nunca apuntó su arma y que los agentes dispararon sin ordenarle que se detuviera, y que todavía, cuando el joven se desangraba, los policías lo esposaron y se quedaron platicando entre ellos.

Gracias a que otras personas llamaron al 911, llegó una ambulancia para trasladar al joven a un hospital, donde permaneció en estado crítico, hasta ayer que pudo ya respirar por su cuenta, mencionaron los padres.

La madre reconoció que su hijo estuvo en una pandilla hace cuatro años en Lincoln Heights, que dejó la escuela por un problema de consumo de drogas y que estuvo ocho meses en la cárcel juvenil por violar una restricción de pandillas.

El LAPD informó que en la escena del tiroteo se localizó una arma cargada, pero que una división interna está investigando lo sucedido, la cual será revisada finalmente por el Jefe de la Policía, el Inspector General y la Comisión de Policía, además de la revisión que deberá hacer la Fiscalía de Distrito.