Mujeres ponen rostro al fiasco del “Obamacare”

Grupo lanza el sitio “MyCancellation.com” para poner “rostro humano” al impacto de cancelación de seguros bajo la reforma de salud
Mujeres ponen rostro al fiasco del “Obamacare”
La reforma de salud es una "sentencia a muerte" a latinos
Foto: Archivo

Washington – El grupo Voz de las Mujeres Independientes (IWV) lanzó una campaña para dar un “rostro humano” a la “crisis” generada por la cancelación de seguros médicos dentro de la reforma de salud, que se ha convertido en un arma de los detractores de la ley.

IWV creó la página web, “MyCancellation.com”, para recopilar anécdotas de personas afectadas por la cancelación de seguros que, según calcula, ya numera al menos 3.5 millones, debido a una polémica cláusula de la reforma de salud del 2010.

El grupo ya ha lanzado ataques desde Facebook, Tumblr y Twitter, sobre las presuntas “mentiras” de la Administración Obama de que todos podrán conservar sus planes médicos.

Frente a esas “mentiras”, el grupo cree que es hora de que “Washington vea los rostros de toda la gente que está pagando el precio” de las promesas rotas de la Casa Blanca.

Al igual que muchos congresistas republicanos, el grupo exige transparencia sobre el número de personas que han comprado un plan médico a través de la página web healthcare.gov, que el Gobierno estableció para la inscripción en los mercados de seguros. La secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, prometió divulgar esas cifras la próxima semana.

La presidenta IWV, la empresaria y comentarista Heather R. Higgins, explicó este jueves en un comunicado que los afectados por las cancelaciones “merecen algo más que ser parte de una cifra desechada y olvidada”.

Según el grupo, que se describe como no partidista, “centenares” de estadounidenses ya han compartido sus cartas en su página web, muchos quejándose de los altos precios de las nuevas pólizas.

Durante las audiencias ante el Congreso esta semana, los republicanos también recurrieron a anécdotas de horror de los contribuyentes para alimentar sus argumentos de que la reforma no sirve, y los demócratas replican con las suyas para defenderla.

Pero, según observadores, aún si se cumple el peor de los casos y hasta una decena de millones de personas se ven obligadas a reemplazar sus seguros, ésa es una cifra ínfima en un país de 317 millones y en el que muchos millones más tendrán acceso a un plan médico por primera vez o no se verán perjudicados por la ley.

Bajo la reforma de salud, solo aquellas personas que ya tenían un plan médico antes de la promulgación de la ley podrán mantenerlos, y el resto tendrá que comprar uno nuevo. La idea es que todos los planes cumplan con los requisitos y normas de la ley sanitaria, incluyendo la cobertura de diez beneficios básicos.

La Administración Obama no ha precisado cuántas personas han recibido o recibirán avisos de cancelación pero, según datos extraoficiales –que oscilan de un estado a otro-, Florida Blue, por ejemplo, eliminará unos 300,000 planes, mientras que la aseguradora Blue Shield en California prevé cancelar 119,000 pólizas.

Los avisos de cancelación, emitidos en las últimas cinco semanas, han dado hierro a los detractores de la reforma de salud que buscan anularla y comenzar de cero. La Casa Blanca y sus aliados demócratas la defienden con la misma ferocidad.

Desde el 2009 Obama ha repetido en innumerables ocasiones que: “Si te gusta tu doctor, tendrás la posibilidad de mantener tu doctor, y punto. Si te gusta tu plan de salud, tendrás la posibilidad de mantener tu plan de su salud, y punto”.

Entonces la pregunta que muchos se hacen es: ¿Por qué la gente no tiene la posibilidad de conservar sus planes?

Principalmente lo que está ocurriendo es que los antiguos planes médicos de muchos no se ajustan a los nuevos estándares mínimos requeridos por la reforma de salud, y por lo consiguiente ya no son “legale”.

Por ejemplo, el “Obamacare” exige que las personas obtengan tres cosas fundamentales en sus planes: salud mental, cuidados de maternidad y cobertura de medicamentos. Además, por tener que cubrir estos tres criterios mínimos, es que hace que algunos de los nuevos planes resulten más costosos sobre todos para las personas solteras, como los hombres por ejemplo, que no necesitan de los cuidados de maternidad pero quieran o no deben pagarlos. Es por ello que si un plan actual no cumple con alguno de estos tres mandatos, ya no estaría vigente, y es cancelado.

La Administración asegura que esto solamente está afectando a un 5% de la población, lo que pareciera poco. Sin embargo, este problema con el Obamacare es lo que ahora están usando los republicanos para vender la idea de que la reforma de salud no funciona y no es buena para el país.