Volvo quiere cambiar de estrategia en Estados Unidos

Volvo Cars está desplegando una amplia estrategia, destinada a revitalizar la marca en Estados Unidos, después de una década de reducción de la demanda, mientras que sus ventas a nivel mundial han subido a casi el doble.
Volvo quiere cambiar de estrategia en Estados Unidos
El XC90 tendrá un rediseño.

El plan, que comparten con los distribuidores de Estados Unidos, incluye nuevos sistemas de propulsión, vehículos nuevos, más planes de arrendamiento y comercialización, con una nueva agencia de publicidad global.

Gran parte del esfuerzo inicial se orienta hacia el éxito del lanzamiento de un nuevo diseño en el XC90 a de finales del próximo año, con una inversión en nuevos productos y fábricas de $11,000 millones de dolares en un término de cinco años.

Segun el CEO de Volvo, Hakan Samuelsson, la automotriz está liderando los cambios, como parte de un esfuerzo para restaurar el patrimonio del fabricante de automóviles sueco Volvo, mientras se posiciona como una “marca de calidad única ” que pueda competir mejor con las marcas de lujo alemanas.

Samuelsson dijo que los pilares de la nueva Volvo serán atractivos al estilo “escandinavo” con nuevos diseños, la seguridad, el liderazgo ambiental y la funcionalidad inteligente, que se refleja en el estado actual de la técnica y los sistemas de información y entretenimiento.

Volvo planea aumentar el volumen global con una proyección de 450.000 unidades por año a cerca de 800,000 antes del 2020.

Pero con el tiempo que esperan para volver a su punto más alto de ventas en Estados Unidos que fue de 139,000, alcanzado en el 2004.

Hasta octubre, las ventas estadounidenses de Volvo han caído un 7 por ciento en un mercado que ha aumentado un 8 por ciento.

Volvo está en camino de vender cerca de 60,000 unidades en Estados Unidos este año. Las ventas han caído casi todos los años desde el 2004, el único aumento significativo se produjo en 2011, cuando las ventas subieron un 25 por ciento.

En el camino, China se prevé que superará a Estados Unidos como el mayor mercado de Volvo, con un volumen anual de 200,000 unidades.

Algunos vehículos de la firma de construcción china, podrán ser enviados a Estados Unidos. Por ahora no hay planes para aumentar el número de distribuidores en el país más allá de los actuales 308.