Organización apoya víctimas de conductores ebrios

Madres Contra Conductores Ebrios (MADD) ha ayudado a las víctimas de los conductores ebrios por más de 30 años con diferentes servicios

Organización apoya víctimas de conductores ebrios
La organización MADD provee ayuda psicológica y legal a personas que han estado involucradas en un accidente que incluya un conductor bajo la influencia del alcohol.
Foto: Archivo / La Opinión

Fundada por una madre que perdió a su hija por un conductor borracho, la organización Madres Contra Conductores Ebrios (MADD) se ha encargado de apoyar a las víctimas de este delito desde hace ya más de tres décadas.

Es una de las organizaciones de asistencia a víctimas de delito más grande que hay en el país, ofreciendo asesoramiento psicológico, terapias familiares y asistencia legal.

Patricia Rillera, directora ejecutiva de MADD para los condados de Los Ángeles y Ventura, explicó que los servicios que ofrecen están encaminados a hacer menos doloroso el proceso por el que atraviesan víctimas y sobrevivientes al estar involucrados en un accidente automovilístico donde alguno de los conductores estaba bajo el influjo del alcohol.

“Cuando alguien pierde a un ser querido en un accidente es una situación devastadora, y los sobrevivientes o sus familiares no saben a dónde acudir, ni siquiera que existe este tipo de ayuda”, comentó Rillera.

MADD cuenta con una red de defensores y analistas especializados en referencias para quienes enfrentan esa situación.

También realiza campañas de concientización, trabaja con corporaciones policíacas en retenes y participa en ferias de salud.

Cada mes atienden a 600 personas en los talleres que llevan a cabo sobre los riesgos de conducir en estado de ebriedad.

Cuenta también con programas de prevención en adolescentes. En el 2012 hubo aproximadamente mil jóvenes que asistieron a este programa en Los Ángeles y Ventura.

En el 2011, según cifras recopiladas por el FBI, más de 1.2 millones de conductores ebrios fueron arrestados en todo el país, mismo año en el que 226 niños murieron en accidentes donde estuvo involucrado el alcohol.