El tercero está por verse

El tercero está por verse
Marjorie de Sousa bailó por segunda ocasión al ritmo de jazz.

Predecible —y una emisión de recuerdos— fue la gala del domingo de ¡Mira quién baila!.

El más afortunado de la noche fue Pedro Moreno. Con su primer baile de pasodoble fue obvio que él sería el primer finalista del concurso de baile de Univision.

Y los jueces — que encabezados por Horacio Villalobos aseguraron a los participantes que “o lo dan todo o lo pierden todo”, algo que no pareció surgir efecto en tres de los participantes que se han lucido más en otras transmisiones —, confirmaron que Moreno se mereció “aplausos de pie” por su gran desempeño en la pista.

“No los voy a hacer quedar mal”, dijo el exactor de Una familia con suerte a los críticos y al público vestido con una mezcla peculiar entre torero y gitano con una chaqueta vistosa y paliacate.

Al favorito de muchas, y sobretodo de las críticas Ninel Conde y Bianca Marroquín, se le unió la actriz venezolana Marjorie de Sousa tras bailar por segunda ocasión al ritmo de jazz, vestida con un sexy traje rojo muy ajustado al cuerpo.

Los participantes en limbo son el puertorriqueño Johnny Lozada y el mexicano Mane de la Parra, quienes se disputan los votos del público para pasar a la final del show. El primero fue criticado por la posición incorrecta de sus brazos en el charlestón, mientras que el segundo reconoció que no es un gran bailarín y que ha aprendido mucho en el programa.

Otro aspecto que se destacó en el show fue la competencia sana que se ha formado en este temporada, con los participantes evitando escándalos y hablar mal entre ellos. para enfocarse en el baile solamente. Incluso, Lozada y De la Parra se apoyaron entre sí, e incluso invitaron al público a apoyar a su favorito mencionando las claves asignadas a ambos.

Los invitados a cantar en el programa fueron Roberto Tapia, Rogelio Martínez y Leslie Grace. Martínez hasta aprovechó para confirmar su noviazgo con Leslie Marie, una de las bailarinas a quien conoció en el show mientras competía en una temporada previa, cuando todavía estaba casado.

Asimismo, Bobby Pulido regresó al show en el que compitió la temporada anterior para bailar un tango y aconsejó que “te tienes que entregar” a los participantes.