Encuentro a puerta cerrada

Al término de la reunión ninguna de las partes realizó declaraciones
Encuentro a puerta cerrada
El presidente uruguayo, José Mujica, se encontró ayer con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, de manera inesperada.
Foto: EFE

BRASILIA, Brasil (EFE).— El presidente uruguayo, José Mujica, fue recibido ayer en Brasilia por la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, en un encuentro a puerta cerrada, al cabo del cual ninguna de las partes ofreció declaraciones.

El encuentro privado duró cerca de tres horas y se celebró en el Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la presidencia brasileña.

Mujica estaba al frente de una comitiva integrada por varios funcionarios de su Gobierno, entre quienes estaba el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro.

Rousseff estaba acompañada del canciller, Luiz Alberto Figueiredo, el asesor de Asuntos Internacionales de la presidencia, Marco Aurelio García, y varios ministros.

Fuentes del Gobierno uruguayo habían informado esta semana que la visita de Mujica sería el viernes, pero finalmente eso no se cumplió y el encuentro se concretó para ayer domingo.

La presidencia brasileña no confirmó oficialmente la cita hasta unas tres horas antes de su inicio.

El anuncio oficial en Montevideo fue hecho el sábado por el prosecretario de la presidencia uruguaya, Diego Cánepa, tras una reunión de Mujica con su consejo de ministros.

Según dijo Cánepa en rueda de prensa, el presidente uruguayo tenía interés en discutir con Rousseff las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) y la situación de Haití, donde ambos países tienen tropas al servicio de la Orgznización de las Naciones Unidas.

En relación a las tratativas entre el Mercosur y la UE, que se desarrollan sin éxito desde hace más de una década, Cánepa explicó que Uruguay, Brasil y Paraguay “ya tienen pronta la oferta” que presentarán a la UE, pero Argentina “vive una realidad diferente”.

Cánepa subrayó que Uruguay aspira a “avanzar en ese tema y consolidar las ofertas”, porque lograr un acuerdo comercial con la UE “puede ser de gran beneficio” para el Mercosur.

Tras la reunión, Mujica se dirigió al aeropuerto de Brasilia para regresar de inmediato a Montevideo, desde donde mañana tiene previsto partir hacia Caracas, para una reunión con el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Rousseff, por su parte, viajará hacia Lima a primera hora de este lunes, cuando hará una visita oficial que prevé reuniones con su homólogo peruano, Ollanta Humala, y una participación en un seminario empresarial.

El viaje a Lima de la mandataria brasileña estaba previsto para la noche de ayer domingo, pero fue aplazado para hoy lunes debido a la visita de Mujica, informaron fuentes oficiales.