Regresa el Congreso, pero dicen no republicanos a la reforma

Congresistas afirman que si no se logra abordar el tema de la reforma migratoria en los próximos 15 dias o en los primeros meses del 2014, el proyecto estaría “muerto” debido a las elecciones de medio término de noviembre
Regresa el Congreso, pero dicen no republicanos a la reforma
La Cámara de Representantes regresa a Washington después de un receso de más de una semana.
Foto: Archivo

La Cámara de Representantes regresa hoy a Washington después de un receso de más de una semana. Activistas esperaban ver un renovado esfuerzo por aprobar la reforma migratoria, pero en cambio se encuentran con un creciente coro de legisladores republicanos que sentencia que tal cosa es imposible en los 15 días hábiles que quedan en el calendario legislativo de 2013.

Por su parte, los activistas pro inmigrantes dicen que no cejarán en su empeño. Están anunciando más actividades de presión para las próximas horas y amenazan a los republicanos con “consecuencias” políticas si no mueven un proyecto de ley en la Cámara. El senado ya aprobó su proyecto en junio.

Varios congresistas republicanos e incluso algunos demócratas han venido diciendo en los últimos días que el tiempo se agota en el calendario y que se tendrá que dejar la discusión de la reforma en la Cámara de Representantes para el año calendario 2014, en la segunda sesión legislativa de este Congreso.

El último en afirmarlo fue el congresista de Florida Mario Díaz Balart, el único republicano que no abandonó el “grupo bipartidista de los 8” de la Cámara Baja, pero que ahora opina que la reforma migratoria “es poco probable que ocurra este año”. Díaz Balart también dijo que podría retomarse a principios del año 2014, pero añadió que si no se logra en los primeros meses, el proyecto estaría “muerto” debido a las elecciones de medio término de noviembre.

No es el primero en decirlo. Hace unos días, el tercer congresista del liderazgo republicano, Kevin McCarthy de California, dijo a un grupo de mujeres activistas que tomó su oficina en Bakersfield que este año la reforma ya no saldría.

“La estrategia de ellos es dilatar para derrotar”, dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes. “Desde marzo nos decían que preparaban un proyecto con el grupo bipartidista, luego se salieron tres del grupo. Luego, que por pedazos y ahora que no este año”.

Otros republicanos han hecho declaraciones similares. Incluso, el senador John McCain, quien favorece la reforma migratoria integral, dijo recientemente que la Cámara podría tomar el tema después de las elecciones del 2014 en el llamado “lame duck session”, es decir la última sesión del congreso que termina en diciembre de ese año.

El demócrata Henry Cuellar de Laredo dijo que ya no había tiempo para la reforma, uno de los pocos de su partido que hasta ahora lo ha dicho públicamente.

Esta insistencia está calando en algunos activistas como Salas, quienes han dicho que si los republicanos insisten en no tomarla este año, ellos seguirán presionando a los demócratas y a la Casa Blanca para que ofrezcan otro tipo de alivio a las deportaciones.

Pero Mehrdad Azemun, de la organización FIRM (Movimiento por una Reforma de Inmigración Justa), dijo que las declaraciones de los republicanos tenían el objetivo de “tantear el terreno”.

“Sabíamos que esto iba a pasar y que seguirían es este tipo de juegos hasta principios de diciembre,” dijo Azemun, cuya organización está llevando a Washington a 150 niños, padres y activistas esta semana para enfocar la atención sobre la necesidad de la reforma. “No nos sorprende y es una actitud políticamente desastrosa. Hay 1,100 deportaciones cada día”.

Frank Sharry, de la organización cabildera America’s Voice, respondió indignado a las declaraciones de los republicanos. “La idea de que no hay tiempo para la reforma es absurda”, dijo Sharry. “Ahora mismo existen los votos para aprobar la reforma amplia con camino a la ciudadanía. No es cuestión de calendario sino de voluntad. Si hallaron tiempo para darle a Steve King (congresista de Iowa) un voto para deportar dreamers, seguramente encontrarán tiempo para el plan de ciudadanía”.

Angie Kelly, del Centro para el Progreso Americano (CAP), dijo que los republicanos están “evitando el dolor político” de tomar una decisión respecto al tema migratorio.

“Van a tener que sentir algo de ese dolor, ahora o más adelante”, dijo Kelly. “La pregunta es cual será peor, si aprobar algo ahora y enfrentar críticas de la derecha de su partido o no hacerlo y perder a largo plazo la oportunidad de volver a apelar al voto latino. Esa es la pregunta”.

  • Este martes: Lanzan una cadena de ayunos en todo el país promovida por grupos de fe, entre ellos católicos, evangélicos y otros, sindicatos y una variedad de grupos de apoyo.
  • Miércoles y jueves: Niños inmigrantes en la capital del país abogan para evitar la separación familiar. Reciben apoyo de activistas de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos que en los años 70 siendo niños, realizaron un activismo similar.
  • Toda la semana: grupos realizarán eventos en las oficinas de diversos congresistas republicanos.