Ricky Martin no cabe en su orgullo de padre

Con el lanzamiento de su libro infantil, el cantante detalla la importancia de la paternidad
Ricky Martin no cabe en su orgullo de padre
Ricky Martin presentó ayer en Nueva York su libro infantil 'Santiago el Soñador'.
Foto: Omar Cruz

NUEVA YORK.— A partir de ayer ya se puede adquirir el libro Santiago el Soñador, la primera obra infantil escrita por el cantante Ricky Martin (San Juan, Puerto Rico, 1971), fruto de su nueva faceta como padre de los mellizos Matteo y Valentino.

En conversación con este diario, el boricua reveló el papel que sus hijos tuvieron en el proyecto, y cómo está enfrentando la paternidad, el nuevo rol de su vida.

¿Por qué este libro? ¿Tiene un mensaje que querías transmitir a tus hijos?

Cuando empiezo el proceso creativo no tenia idea en qué iba a terminar. Me pasa lo mismo en la música: uno tiene una idea y es como cuando tienes un lienzo en blanco… Yo estaba al tanto de todo lo que mis hijos me estaban dando a nivel de información y actitudes, y de momento, nace Santiago el Soñador. A partir de allí ya he escrito cinco historias diferentes. Es un proceso creativo en el que no he tenido ninguna clase de expectativas. Es parte de mi historia también. Me rechazaron muchas veces antes de ser aceptado en la agrupación con la cual empecé y, afortunadamente, tuve a mi padre que me ayudó en todo ese proceso para que mi autoestima no se viera afectada.

Mencionaste que hay cinco historias sobre Santiago…

Sí, esto es sólo el comienzo. Todas las historias que tengo tienen mensaje social. La comunidad que he creado por internet llamada Piccolo Universe me ha dado mucha información, porque yo soy un padre con miedos y los comparto con el mundo, además de mis logros e incertidumbres.

Es decir, ¿estos libros contienen material de esas charlas interactivas?

Totalmente, y mientras más pasen los días van a venir temas sociales sobre los cuales yo voy a dar mi punto de vista, como el bullying, el racismo, la falta de tolerancia…

¿Qué te dijeron tus hijos cuando vieron el libro terminado?

Yo creo que ellos están tan orgullosos de Santiago como yo, porque están allí desde el principio, y hemos visto página por página como va la situación. Fue un proceso mucho más difícil que mi primera experiencia escribiendo libros, porque es otro mercado.

¿Más difícil que haber escrito ‘Yo’, tu autobiografía?

Yo creo que cuando uno hace música se le hace más fácil escribir balada que rock. Considero que para quienes hacen literatura puede ser un proceso similar. Para mí fue más fácil escribir mi autobiografía porque simplemente dejé fluir mis emociones y memorias. Acá tuve que ser mas técnico y buscar más a fondo qué les gusta a los niños.

El libro habla de esa comunicación entre padre e hijo. ¿Has hablado con tus mellizos sobre las expectativas que tienes de ellos?

Me sentiría mal si tuviera expectativas para mis hijos. Son unas criaturas y uno, lo único que puede hacer, es ser ejemplo. Las decisiones que tomo la mayoría [de veces] son basadas en ellos y su bienestar, y eso va desde las horas de descanso que necesito como padre hasta mi alimentación. Pero esperar algo de mis hijos sería una presión muy grande.

¿Has tenido que aconsejarles ya como en el caso de Santiago?

Como padre tengo muchos temores, y sí, hay momentos en que vienen frustrados del parque o la escuela… Lo que uno puede hacer es darles amor. No me puedo sentar a preguntarles; todavía no ha llegado ese momento. Creo que lo que ellos piden ahora es tiempo.

Hablas de tiempo. Cuando llegue la hora, ¿vas a conversar con ellos sobre su familia que va a ser no tradicional?

Yo creo que ellos son parte de una generación en la que están resueltos. Aunque tan solo tienen cinco años vienen con un chip más evolucionado que el mío, y yo he creado un grupo de amistades que están mucho mas allá de todo eso. Inclusive en su escuela celebra la diversidad. Ya saben que se van a encontrar con preguntas sobre quién es su mamá, y ellos ya saben qué contestar. Para ellos ya es normal montarse en un avión, ir a la prueba de sonido con su padre, que su parque sea un estadio. A ellos les tocó vivir esto y van a estar muy orgullosos de su vida. En mi familia hay mucho amor, mucha comunicación y siempre se habla con la verdad. Es maravilloso.