Preocupa juego aéreo

Porteros mexicanos entrenan a conciencia para evitar sorpresas mañana en el Azteca

Preocupa juego aéreo
Moisés Muñoz salta para atrapar un balón durante la práctica especial de los guardametas mexicanos, ayer, en el Centro de Alto Rendimiento.
Foto: MEXSPORT

MÉXICO, D.F. (NTX).— La selección de México tiene claro que el juego aéreo es el principal aspecto que deben cuidar de su similar de Nueva Zelanda, por ello, durante la práctica de ayer pusieron énfasis en este aspecto.

Los porteros Moisés Muñoz, Jesús Corona y Alfredo Talavera tuvieron una ardua labor con balones aéreos, ayudados por tubos forrados de hule espuma, que simulaban ser los elementos del cuadro neozelandés.

Pese a que el pasado sábado el técnico Miguel Herrera aceptó que tenía dudas en la portería, es prácticamente un hecho que será Muñoz el que salte como titular mañana en el Estadio Azteca.

El combinado nacional realizó su última práctica en el Centro de Alto Rendimiento (CAR), ya que hoy lo harán sobre la cancha del Coloso de Santa Úrsula.

Luego que se agotaron los boletos para este duelo, se espera una gran entrada mañana al estadio.

La vuelta de esta serie de repesca se llevará a cabo el miércoles 20 de este mes en la ciudad de Wellington, donde se definirá al equipo que asistirá a al Mundial.

Y de cara a los duelos de repesca contra Nueva Zelanda rumbo Brasil 2014™, el lateral derecho del América habló con FIFA.com, donde señaló que México estará en ese torneo, aunque acepta que lo demostrarán con hechos y no palabras.

“Estoy convencido de que podemos ir. No es nada más decirlo, sino también hacerlo valer en la cancha. No va a ser un equipo fácil. Hay que hacer lo que se trabaja en todos los entrenamientos para lograr el objetivo que todos nos trazamos, que es estar en Brasil”, comentó.

Acerca de Miguel Herrera, su técnico en las Águilas y ahora en la selección mexicana, el ex jugador del Atalanta de Italia detalló que el “Piojo” ha crecido mucho como estratega y la forma en la que juega.

“Es un gran técnico que le gusta ser muy vertical y ofensivo. Conforme han pasado los años, ha aprendido mucho. A veces el sistema era tan vertical que la parte baja quedaba sin tanta protección”.

“Con el tiempo ha encontrado ese equilibrio que te permite estar atacando y al mismo tiempo bien parado atrás”, indicó.