Congreso aumentará programas preescolares para pobres

Líderes demócratas y republicanos acuerdan una ley que proveerá fondos para beneficiar a bebés y niños hasta los cinco años
Congreso aumentará programas preescolares para pobres
El proyecto de ley proveerá fondos a programas preescolares para bebés y niños hasta los cinco años.
Foto: Archivo

Washington – Líderes demócratas y republicanos del Congreso presentaron hoy una iniciativa de diez años que busca ampliar y mejorar los programas preescolares para niños pobres, en lo que supone uno de los pocos asuntos en los que ambos partidos encuentran terreno común.

De ser aprobado, el proyecto de ley, bautizado “Un comienzo fuerte para los niños de EEUU”, proveerá fondos a programas preescolares para bebés y niños hasta los cinco años, de familias con ingresos de 200% menos que el umbral de pobreza establecido por el Gobierno federal.

El secretario de Educación, Arne Duncan, elogió la medida al asegurar que ésta ayudará a incrementar las oportunidades económicas y educativas de los niños estadounidenses, a la vez que aplaudió el respaldo que una “amplia coalición” que aboga por la educación temprana de los niños.

“Este es el paso más importante que podemos tomar hacia el futuro de nuestros jóvenes. Unámonos para que ocurra”, dijo Duncan.

La medida, colgada en la página web del Comité de Educación de la Cámara de Representantes, alienta a los gobiernos estatales a que también inviertan en programas preescolares para niños de familias con ingresos moderados.

Entre otros elementos, establece una alianza entre Washington y los gobiernos estatales para financiar de forma equitativa los programas escolares para niños de cuatro años de edad que viven bajo el nivel de la pobreza.

A su vez, los gobiernos estatales otorgarían ayudas a organizaciones comunitarias –incluyendo guarderías- que tienen vínculos con agencias educativas locales. En la actualidad, 39 estados y el Distrito de Columbia ya ofrecen programas preescolares.

La medida también busca mejorar la calidad de los servicios en las guarderías para bebés y niños en edad prescolar, y las cualificaciones de los maestros.

En la Cámara Baja, la medida es patrocinada por el legislador republicano de Nueva York, Richard Hanna, y el demócrata por California, George Miller. En el Senado, cuenta con el patrocinio del senador demócrata de Iowa, Tom Harkin.

La medida responde en parte al llamado que hiciera el presidente Barack Obama para ampliar la educación preescolar en EEUU, durante su discurso sobre el “Estado de la Unión” en febrero pasado.

Obama también ha dado prioridad a la educación preescolar en su propuesta presupuestaria para el año fiscal 2014, que no ha sido debatida en el Congreso.

Tanto la Casa Blanca como grupos y líderes cívicos afines defienden la educación preescolar como herramienta tanto para el futuro éxito académico y laboral de los estudiantes en EEUU como para ayudar a combatir la criminalidad.

En ese sentido, la co presidenta del Centro Legal Nacional para la Mujer (NWLC, en inglés), Nancy Duff Campbell, dijo en un comunicado que la legislación ayudará a que los niños efectivamente tengan “un comienzo firme que conduzca al éxito”, porque “demasiados niños están quedando rezagados incluso antes de empezar Kinder y muchos jamás igualarán a sus pares” en rendimiento académico.

“Urgimos al Congreso a que actúe de forma expedita en esta legislación. Hay demasiado en juego para los niños y todo el país para esperar”, enfatizó.

Mientras, el economista y Premio Nobel, James Heckman, resumió en un comunicado los beneficios de leyes similares a la presentada hoy, al destacar que la inversión en la educación temprana ayuda a la prevención de la brecha académica entre blancos y minorías; mejoras en el rendimiento académico de la población estudiantil; promoción de la salud pública y capacitación de la fuerza laboral; un aumento de la productividad y una reducción de “la necesidad de costosos gastos sociales”.