Más mujeres candidatas

Nury Martínez recordó cuando se postuló por primera vez a un escaño en la Junta de Educación y, entrada en su séptimo mes de gestación, escuchó a una mujer preguntarle: “¿No cree que debería quedarse en casa y criar a su familia?”.

La crítica no detuvo a Martínez, que hoy tiene la poco deseada distinción de ser la única mujer electa en el Gobierno municipal de Los Ángeles.

La actual concejala Martínez contó la anécdota en un foro este mes, junto a las ex concejalas Joy Picus y Wendy Greuel, sobre la notable ausencia de mujeres en puestos electos en el Gobierno local y estatal. En el condado de Los Ángeles hay una sola supervisora, Gloria Molina, también la única persona de origen latino en una junta de cinco miembros. La procuradora Kamala Harris es la única mujer electa a nivel estatal y solo 32 de los 120 legisladores estatales son mujeres.

El foro, organizado por la estación radial KPCC, coincidió con un día de elecciones: en 25 de las cien más grandes ciudades de los Estados Unidos los votantes eligieron a un nuevo alcalde. Solo hubo mujeres candidatas en ocho de ellas, y solamente tres de ellas triunfaron: tendrán nuevas alcaldesas Houston, Raleigh, N.C. y Minneapolis.

Una “ganancia mínima” para mujeres candidatas, declaró con razón el Center for American Women and Politics de la Universidad Rutgers de New Jersey.

Además de prejuicios culturales, se señaló en el foro, las mujeres candidatas enfrentan más dificultad que los hombres a la hora de recaudar fondos para sus campañas. Los grandes donantes son todavía en su mayoría hombres.

Lo mejor que pueden hacer las mujeres electas es servir de mentoras para que una nueva generación de mujeres comience a ocupar los puestos de poder. Más mujeres deben aspirar al título de “candidata”.