Asesinan a una familia

Los ocho profesaban la religión de los Testigos de Jehová

Guía de Regalos

Asesinan a una familia
Un forense abandona la casa en donde fue asesinada la familia de los Testigos de Jehová en Ciudad Juárez.
Foto: Agencia Reforma

CIUDAD JUÁREZ.— Ocho integrantes de una familia, quienes profesaban la religión Testigos de Jehová, fueron asesinados con armas punzocortantes en su vivienda de la colonia Morelos Zaragoza, en Ciudad Juárez.

A la masacre sobrevivió una bebé de tres meses de edad que fue resguardada por una vecina luego de que miembros de la congregación acudieron al domicilio a buscar a la familia, debido a que no asistieron al servicio religioso dominical, encontrándolos sin vida.

Aunque en un principio circuló la versión de que la menor había sido raptada por los asesinos, las autoridades reportaron a la bebé sana y salva.

Arturo Sandoval, vocero de la Fiscalía General del Estado en la Zona Norte, informó que las víctimas son tres mujeres con edades aproximadas de 18, 28 y 60 años de edad; dos niñas de 4 y 6 años; un menor también de 6 años y dos hombres de 30 y 35 años.

“Fueron asesinados con arma blanca, todos al interior de la vivienda”, explicó Sandoval.

Datos preliminares indican que las víctimas, quienes no han sido identificadas oficialmente, fueron atados con cinta adhesiva en la boca y manos.

“No se escucharon disparos y no hay casquillos percutidos”, indicó una fuente de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua.

“Fue como fantasmal, no escuchamos nada, ni todos los perros que tenían ladraron”, indicó un vecino, quien consideró a los fallecidos buenas personas practicantes de su religión.

“Está muy raro, tenía perros bravos, está raro que los hayan dejado entrar”, recalcó.

Otra vecina contó que al menos uno de los perros fue golpeado.

Vecinos del sector identificaron al propietario de la vivienda como Max, quien vivía con su esposa y tres hijos, uno de ellos la bebé que sobrevivió, además de su suegra y una hermana de su cónyuge que también tenía un hijo. El hombre se dedicaba a la venta de vehículos.

De acuerdo a los colonos, el otro varón asesinado presuntamente es un albañil que les realizaba unos trabajos, aunque la versión no fue confirmada por las autoridades.