Los cigarillos electrónicos: igual de adictivos

Guía de Regalos

Los Angeles — Además de juegos electrónicos, vídeos “on demand” y Katy Perry, la nueva tendencia entre los adolescentes incluyen cigarrillo electrónicos y vapor –no humo- de tabaco de sabores como melón, chicle y fresa.

Aunque la edad mínima para comprar legalmente estos productos es de 18 años de edad, entre el 2011 y el 2012, se duplicó la cantidad de menores entre los 12 a los 17 que aceptan haber fumado “hooka” que es un tipo de tabaco de sabores que se caracteriza por ser un vapor fresco, y alguna de las 250 marcas de “e-cigarettes” o cigarrillos electrónicos, los cuales tampoco emiten un olor fuerte a tabaco.

La popularidad de “hooka” es tanta que hay salones especiales en las calles más populares de las ciudades llamados “hooka lounge”. Mientras que el gusto por los cigarrillos electrónicos ha posiblemente incrementado debido a que son permitidos en los aviones y al interior de establecimientos como tiendas, bares y restaurantes.

Esta nueva tendencia preocupa al director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Dr. Tom Frieden, quien asegura que cualquier producto que contiene nicotina es adictivo y dañino para la salud.

La Dra. Alejandra Rodríguez, especialista en medicina familiar de Molina Health Care, explicó que lo peligroso de estos productos de tabaco que aún no están controlados por las autoridades de salud de EE.UU., es que no se sabe con exactitud los efectos a largo plazo en la salud.

“Al no estar controlado por el FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos, no se sabe realmente qué otros ingredientes tienen estos nuevos productos, a parte de la nicotina líquida. No se sabe si tienen otras substancias cancerígenas como los cigarrillos regulares”, dijo la Dra. Rodríguez. “La nicótica es adictiva y está comprobado que entre más joven es la persona, más probabilidades hay en que desarrolle la adicción no sólo a tabaco, sino también otro tipo de drogas”.

La Asociación de Cigarrillos de Tabaco con Vapor Electrónicos estima que alrededor de 4 millones de personas en Estados Unidos utilizan cigarrillos operados con batería.

Más de 8 millones de estadounidenses padecen de alguna enfermedad relacionada con el tabaco. Cada día, más de 2,000 adolescentes y adultos jóvenes se vuelven fumadores diarios. Y, alrededor de 1,200 personas mueren cada día a consecuencia de esta adicción.